¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!
x

Ejercicios isotónicos, isométricos e isocinéticos

Escrito por Estefanía Mac | Traducido porJuliana Star | Revisado por María Silvana Costanzo, MEDICA | Fecha actualizada December 28, 2018

Ya sea con un fin fisiátrico o gimnástico, es decir, por motivos de rehabilitación o por entrenamiento, el objetivo del ejercicio es desarrollar fuerza y resistencia muscular a distintos niveles.

La resistencia muscular es la capacidad de un músculo o grupo de ellos para llevar a cabo contracciones repetidas sean isotónicas, isocinéticas o para mantener una contracción contra una carga (isométrica) durante un período de tiempo específico.

Mientras la fuerza muscular es la capacidad de levantar o empujar un peso en un solo movimiento con la ayuda de la contracción de un músculo o grupo de músculos.

Incluso al tomar un vaso de agua o al caminar estamos realizando contracciones musculares. De hecho cada movimiento que tu cuerpo realiza involucra contracciones musculares y la lista de ejercicios disponibles para poner en práctica cualquier tipo de contracción es interminable.

Teachpe.com nos explica que las contracciones musculares durante la realización de un ejercicio pueden ser de tres tipos:

  •       Isotónica: básicamente es la aplicación de una misma tensión durante una contracción muscular dinámica.
  •       Isométrica: consiste en la aplicación de tensión de forma estática.
  •       Isocinética: en la que se emplean mecanismos para asegurar que la contracción se realiza a una velocidad constante.

Si tu objetivo es mejorar tu rendimiento físico, comprender los tipos de contracciones musculares y saber qué ejercicios utilizan dichas contracciones te ayudará a mejorar tu fuerza y rendimiento muscular.

Definamos cada tipo de contracción muscular que acompaña a un ejercicio con mayor detalle.

Te puede interesar: Los mejores 20 ejercicios utilizando el peso del cuerpo

Ejercicio isotónico

Una contracción isotónica es la fuerza generada por un músculo al contraerse y cambiar de longitud, haciendo que el músculo se alargue y se acorte durante el movimiento mientras la tensión aplicada permanece constante.

Por ejemplo, al levantar un vaso para tomar un trago o al trabajar los bíceps mediante el ejercicio con mancuernas “en teoría” tus músculos deberían usar la misma tensión durante el movimiento hacia arriba y abajo, con ello estás aplicando una contracción isotónica.

Resulta lógico pensar que durante una contracción muscular normal la fuerza cambia durante el movimiento, de manera que un término más adecuado es contracción dinámica lo que significa que la tensión muscular varía a medida que el músculo se alarga y se contrae con el movimiento llevado a cabo.

Algunos ejercicios comunes que demuestran este tipo de contracción son las rutinas de ejercicios con pesas o las “dumbbell curls”, las sentadillas, las flexiones de pecho e incluso el caminar.

Estas formas de ejercicio ayudan a fortalecer ciertos grupos musculares como en el caso de las flexiones con pesas, en las que el músculo primario ejercitado es el bíceps.

Te puede interesar: ¿Qué músculos se utilizan en los ejercicios de entrenamiento con pesas?

Ejercicio isométrico

Si aplicas tensión o empujas algo pesado o inamovible estarás experimentando las contracciones isométricas, también pueden llamarse ejercicios de tensión estática.

El ejercicio isométrico involucra tensión muscular sin el movimiento de extensión o acortamiento de los músculos o articulaciones.

Algunos ejemplos de ejercicios isométricos se pueden observar cuando se aplica presión tratando de empujar una pared o un auto, al hacer un estiramiento de brazos manteniéndolos suspendidos (push-up) y detenerse en la posición hacia "arriba" o cuando trasladas una carga pesada en tus brazos pues aún y cuando los músculos de tus piernas se mueven el grupo de músculos de la extremidad superior permanecen estáticos ejerciendo tensión.

La mayoría de las rutinas de estiramiento muscular involucran contracciones isométricas.

Los ejercicios isométricos no desarrollan significativamente la fuerza pero pueden mantenerla, por ello son usados para la rehabilitación. Por ejemplo, si alguien padece artritis y le es doloroso realizar ejercicios de amplitud de movimiento, los ejercicios isométricos pueden ayudar a desarrollar resistencia en los músculos de las articulaciones sin causar más dolor.

No dejes de leer: Estiramientos diarios durante la mañana

Ejercicio isocinético

Los ejercicios isocinéticos son un tipo de contracción isotónica generalmente asistida en la que el ritmo del movimiento es constante y controlado.

Los ejercicios isocinéticos son muy usados en marcos terapéuticos. Tal como el uso de un dinamómetro para controlar las contracciones. El ejercicio isocinético ayuda a desarrollar fuerza, en el caso de las personas que han sido víctimas de accidentes cerebrovasculares o para quienes manifiestan un uso limitado de sus músculos.

De hecho un ejercicio isocinético es una contracción muscular dinámica, específica en la que la velocidad del movimiento completo es controlada por máquinas o dispositivos. Este control evita lesiones y además mide áreas de fortaleza o debilidad en los músculos.

En síntesis, cualquier ejercicio que involucre la contracción de los músculos puede ser isocinético si se usa un dinamómetro, monitores informáticos o artefactos robóticos.

Diversos estudios indexados en el Centro Nacional de Información Biotecnológica demuestran los efectos favorables de los ejercicios isotónicos e isocinéticos para la recuperación de las funciones de las articulaciones inferiores, mejora en el control del equilibrio, el estímulo nervioso y la fuerza muscular.

Si tienes una enfermedad cardíaca debes hablar con tu doctor antes de realizar ejercicios isométricos, ten presente que el ritmo cardíaco y la presión arterial se incrementan significativamente con rutinas como el levantamiento de pesas. Por esta razón los ejercicios isométricos no son recomendables para las personas con problemas cardíacos o con una presión arterial alta.

Te puede interesar: Presión arterial y pulso normal después de ejercitar

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.