¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!

Ejercicios del oído interno para el vértigo

Escrito por Helena Closa | Fecha actualizada August 31, 2018

El vértigo posicional paroxístico benigno (VPPB) es un trastorno muy desagradable que suele incomodar de forma significativa a las personas que lo padecen. Genera mareos y una sensación de gran desequilibrio, con lo que el paciente experimenta mucha inestabilidad.

Sucede cuando los otolitos - o cristales minerales que se encuentran normalmente en el vestíbulo de tu oído interno - se desplazan y se mueven hacia los canales auditivos. Cuando mueves tu cabeza de cierta forma, por lo general cuando volteas hacia arriba, los otolitos se desplazan y causan una sensación de mareo que puede durar entre algunos segundos y unos pocos minutos. Los cristales generalmente se mueven de regreso al vestíbulo por sí solos, pero este proceso puede tardar semanas o meses.

Te puede interesar: Causas del vértigo cervical

El vértigo posicional puede tratarse con medicamentos e incluso cirugía, pero lo más recomendable es tratar de reducir las molestias llevando a cabo una serie de maniobras que provocan el vértigo, hasta que los síntomas desaparecen por fatiga. Ciertos ejercicios pueden acelerar este proceso.

Además, en ocasiones el vértigo posicional aparece en contextos de trastornos de ansiedad, y a su vez genera ansiedad en los pacientes que lo sufren. Es por ello que también es recomendable consultar con un profesional sanitario para abordar esta sintomatología.

Lee más: Cuál es la relación entre vértigo y estrés

La maniobra Semont

La maniobra Semont es un ejercicio para el reposicionamiento de las partículas diseñado para ayudar a los otolitos a moverse de regreso a donde corresponden. Tu doctor puede ayudarte con este ejercicio como parte del tratamiento.

Al estar sentado, de preferencia en una mesa de exploración, mueve tu cabeza 45º hacia el lado de la oreja en la que no tienes problemas.

Después, acuéstate rápido del otro lado para que quedes viendo hacia arriba, con la punta de tu cabeza inclinada hacia el piso. Mantén la posición durante 3 minutos para permitir que los cristales se muevan hacia la abertura del canal auditivo.

A continuación, tu doctor te ayudará a sentarte rápidamente y a acostarte del otro lado. Tu nariz ahora estará apuntando hacia el piso. Después de 3 minutos, los otolitos deben haberse movido del oído y regresado al vestíbulo

La maniobra Epley

La maniobra Epley es similar a la maniobra Semont, pero debes comenzar volteando tu cabeza hacia el lado del oído dañado. Tu doctor te inclinará hasta que quedes en posición horizontal con la cabeza ladeada hacia el piso. Gira tu cabeza hacia el otro lado y rueda en la dirección de tu oído no afectado.

Este movimiento probablemente te ocasionará un ataque de vértigo. Es normal, así que debes permanecer inclinado hasta que pase y después sentarte de nuevo. Los otolitos deben haberse movido de regreso a su posición natural en el vestíbulo del oído. Este ejercicio tiene un mayor porcentaje de éxito que la maniobra Semont.

Tal vez te interese: Cómo comer bien para el vértigo

Los ejercicios de Brandt y Daroff

Según el University of Maryland Medical Center Hearing and Balance Center, el reposicionamiento de los cristales no funciona en aproximadamente el 20% de los pacientes. Si esto sucede, el ejercicio de Brandt y Daroff le puede enseñar a tu cerebro a dejar de reaccionar a los otolitos con episodios de mareo. Éste es un ejercicio de "compensación".

Acuéstate rápidamente en tu lado derecho y gira tu cabeza para que quede viendo hacia el techo. Mantén esta posición durante 30 segundos, después siéntate durante 30 segundos.

Después, acuéstate sobre tu lado izquierdo con tu cabeza volteada hacia la derecha. Estarás volteando de nuevo hacia el techo. Mantén la posición durante 30 segundos. A continuación, siéntate de nuevo.

Realiza este ejercicio cinco veces, aproximadamente dos o tres veces al día, durante 3 semanas. Si no hay mejoría, reduce el ejercicio a dos repeticiones, tres o cuatro veces por semana.

Precauciones

Nunca intentes realizar este ejercicio sin recibir la confirmación de tu doctor de que padeces de vértigo posicional paroxístico benigno, la causa más común del vértigo, ya que podrías agravar tu condición si la raíz de tu problema es algo diferente.

Si realizas las maniobras en casa, asegúrate de que hay alguien más contigo, ya que éstas tienen a provocar ataques de vértigo. Es mejor si tienes a alguien contigo para que te ayude a cambiar de posición y evitar que te caigas o te lastimes.

Hazle saber a tu doctor si tienes algún problema en el cuello, ya que estos ejercicios puedrían no ser apropiados para ti.

Lee más: Medicamentos para el vértigo del oído interno

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.