Ejercicios de terapia física para curar una fractura de sacro

Escrito por Keith Strange
NA/PhotoObjects.net/Getty Images

Tu sacro está situado en la parte inferior de tu columna vertebral, en la parte baja de la espalda. Se compone de cinco huesos fusionados, y ayuda a anclar tu espalda baja con tu cadera. Las fracturas o fisuras en este hueso son lesiones muy dolorosas que pueden requerir semanas o meses de reposo para curarse. Luego del reposo, tu médico seguramente te indicará ejercicios para ayudar a estirar y fortalecer los músculos. Consulta con tu médico para determinar qué ejercicios son apropiados para tu lesión en particular.

Levantamientos pélvicos

Acuéstate sobre tu espalda, con las rodillas dobladas y las plantas de los pies sobre el piso. Cruza los brazos sobre el pecho y coloca las rodillas juntas. Usa los músculos del tronco para levantar las caderas del piso hasta lograr una línea recta desde las rodillas a los hombros. Mantén esta posición por unos cinco segundos y luego realiza un movimiento lento y controlado para descender las caderas al piso. Repite.

Levantar la pierna extendida

Acuéstate sobre tu espalda con las rodillas dobladas y las manos al costado del cuerpo. Endurece los músculos abdominales y extiende la pierna izquierda mientras que mantienes la otra rodilla doblada y el pie derecho apoyado en el suelo. Con un movimiento lento y controlado, levanta la pierna extendida hasta que ambas rodillas estén al mismo nivel. Mantén esta posición por algunos segundos y luego dobla lentamente la pierna y apóyala en el suelo. Realiza un mismo número de repeticiones con ambas piernas.

Extensión de espalda

Acuéstate sobre tu estómago con los pies juntos y los brazos al costado del cuerpo, las palmas tocando las caderas. Levanta tu cabeza y hombros del suelo lo más que puedas sin experimentar dolor. Mantén esta posición por unos cinco segundos y desciende. Asegúrate de avisar al médico si este ejercicio te causa mucho dolor. Repite.

Extensión de caderas en el suelo

Acuéstate boca abajo con las piernas extendidas detrás de ti y los brazos alrededor de la cabeza. Mantén la cabeza y el tronco superior en el suelo y levanta lentamente la pierna derecha del piso, manteniendo la rodilla extendida. Mantén la posición por algunos segundos y luego desciende con cuidado a la posición inicial. Haz el mismo número de repeticiones con cada pierna.