Efectos secundarios de los sulfitos

Escrito por Jennifer D. Melville
Los sulfitos previenen la oxidación y el crecimiento de bacterias en el vino.
Valentyn Volkov/iStock/Getty Images

Los sulfitos se agregan al vino durante su proceso de elaboración para prevenir la oxidación y el crecimiento de bacterias. Además, se producen naturalmente durante la fermentación. Los sulfitos pueden causar varios efectos secundarios negativos en los seres humanos, desde dolores de cabeza a reacciones alérgicas severas.

Historia

Los sulfitos se han agregado artificialmente al vino y la comida desde el siglo XVII.
Catherine Yeulet/iStock/Getty Images

Los romanos y egipcios usaban el azufre para limpiar los receptáculos del vino en eras antiguas. Los sulfitos se han agregado artificialmente al vino y la comida desde el siglo XVII, y han sido aprobados para su uso en Estados Unidos desde la década de 1800.

Función

Los sulfitos son agregados al vino para preservarlo.
hacohob/iStock/Getty Images

Los sulfitos son agregados a las comidas y el vino para preservar la sustancia. Inhiben el crecimiento de bacterias, alientan la rápida y limpia fermentación de la uva, y evitan que las comidas como las patatas peladas se oscurezcan y se echen a perder.

Efectos

Algunas personas son sensibles a los sulfitos.
Fuse/Fuse/Getty Images

Si bien los sulfitos no afectan a la mayoría de la gente, la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) estima que 1 de cada 100 personas es sensible en algún grado al sulfito. La gente con asma es más propensa a ser sensible al sulfito que quienes no lo son.

Identificación

Algunas personas podrían experimentar reacciones letales a los sulfitos.
Fuse/Fuse/Getty Images

Los signos más comunes de una reacción al sulfito incluyen un sarpullido en la piel, urticaria, picazón, cosquilleo, hinchazón, náuseas y calambres estomacales. Algunas personas experimentan reacciones alérgicas letales a los sulfitos, con síntomas como dificultad para respirar, sibilancia y obstrucción parcial de las vías respiratorias.

Conceptos erróneos

Los dolores de cabeza y mejillas sonrojadas en realidad están enlazados con el síndrome del vino tinto.
Monkey Business Images Ltd/Monkey Business/Getty Images

Los dolores de cabeza y mejillas sonrojadas suelen atribuirse a alergias a sulfitos, pero esto no es cierto, de acuerdo con Sam's Wine & Spirits. Estos síntomas están enlazados al síndrome del vino tinto, que está causado no por los sulfitos sino por otras sustancias dentro del vino tinto, incluyendo histaminas, tiramina, flavonoides fenólicos y taninos.