¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!
x

Dosis de suplemento de hierro para la anemia

Escrito por Estefanía Mac | Revisado por María Silvana Costanzo, MEDICA | Fecha actualizada December 17, 2018

El hierro forma parte de esa lista de minerales que el organismo requiere en cantidades muy pequeñas para poder llevar a cabo una actividad normal y generar ciertas reacciones químicas vitales. Cuando en el cuerpo existe una deficiencia en las reservas naturales de este mineral, se crea una enfermedad comúnmente llamada anemia.

Tratar la anemia con suplemento es la práctica médica más frecuente debido a que es mucho más efectivo cuando la anemia deriva de una alimentación pobre en hierro. Cuando el origen de la enfermedad tiene otras causas, por ejemplo, el estómago no produce la proteína que favorece la absorción de la vitamina B12, el tratamiento es diferente.

Anemia y los suplementos de hierro

Cuando una persona padece de anemia en su cuerpo no tiene suficientes glóbulos rojos sanos. Existen diversas causas para impedir la producción de glóbulos rojos en el organismo, sin embargo, la más común es la anemia ferropénica, que tiene lugar cuando no hay cantidades óptimas de hierro ya sea por el bajo consumo de alimentos ricos en el mineral o por la pérdida de hierro a través de la sangre.

En estos casos, se utilizan suplementos de hierro y una dieta rica en el mineral, siendo necesario en algunas situaciones más graves realizar una transfusión de sangre.

Lee también: ¿Cómo afecta la anemia al cuerpo?

Dosis adecuadas de la suplementación

La dosis recomendada para tratar la anemia con suplemento de hierro y la duración del tratamiento varía de acuerdo en función de la edad y la gravedad de la enfermedad, pero por lo general los dosis consisten en:

  •       Adultos: 120 mg
  •       Niños: 3 a 5 mg de hierro / kg / día
  •       Bebés de 6 meses a 1 año: 1 mg de hierro / kg / día
  •       Embarazadas: 30-60 mg de hierro + 400 mg de ácido fólico

Para curar la anemia ferropénica es necesario tomar por lo menos 3 meses de suplementos de hierro, que es el tiempo estimado en el que el cuerpo repondrá las reservas naturales.

La mayoría de médicos recomiendan la ingesta de una fruta cítrica como la naranja, piña o mandarina, unos minutos antes o después para potenciar la absorción del hierro a nivel intestinal. De igual manera, también puedes tomar un suplemento de vitamina C junto con el del hierro.

Combinar los alimentos proteicos de origen animal y vegetal con vitamina C presente en cítricos, kiwi, tomate y perejil, triplica la asimilación del hierro, al contrario que ocurre con el té, café y la leche, que inhiben la absorción del mineral.

Descubre: ¿Qué es bueno evitar comer cuando tienes anemia?

Efectos secundarios de tratar la anemia con suplemento

Los efectos secundarios varían dependiendo del tipo de complejo de hierro recetado por el doctor, no obstante, es probable que la persona experimente:

  •       Náuseas y vómitos
  •       Acidez y ardor estomacal
  •       Sabor metálico en la boca
  •       Heces oscuras
  •       Sensación de estómago lleno
  •       Diarrea o estreñimiento

Las náuseas y las molestias gástricas pueden aumentar en función de las dosis ingeridas, por lo general aparecen alrededor de los 30 o 60 minutos después de la ingestión del suplemento, y transcurridos tres días desde el inicio del tratamiento, la persona ya no percibe molestias.

Además de esto, algunos complejos pueden presentar más efectos secundarios que otros, principalmente a nivel gastrointestinal, incluso algunos pueden ocasionar dolor de cabeza si se consumen en exceso.

Artículo relacionado: ¿Cómo elegir un suplemento de hierro?

¿Qué suplemento tomar para tratar la anemia ferropénica?

En su forma elemental el hierro es un metal inestable que se oxida fácilmente, y no es bien asimilado por el organismo, por lo que en suplementos se encuentra en forma de complejos como sulfato ferroso, gluconato ferroso o hidróxido de hierro, que hacen que el hierro sea más estable y digerible.

Algunos suplementos están hechos de cápsulas de liposomas, que son una especie de vesículas esféricas formadas por una doble capa de fosfolípidos, que impiden que el suplemento reaccione con otras sustancias.

Todos los suplementos contienen el mismo tipo de hierro, lo que varía es su biodisponibilidad, es decir, la facilidad con la que se absorben o interactúan con alimentos de forma diferente.

Cuando una persona padece anemia ferropénica normalmente se receta un suplemento de sulfato ferroso en ayunas, ya que puede interactuar con algunos alimentos y provocar efectos secundarios como náuseas y ardor estomacal, pero hay otros que se pueden tomar en conjunto con las comidas como es el caso del gluconato ferroso. Antes de tomar un medicamento para tratar la anemia, debe consultarse con un médico profesional

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.