¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!

Dolor en la boca del estómago: causas y soluciones

Escrito por Luis Malavé | Fecha actualizada March 07, 2018

El dolor en la boca del estómago es una molestia que afecta a prácticamente toda la humanidad en algún momento de su vida y que no distingue entre niños, adolescentes, adultos o adultos mayores.

Al igual que muchos tipos de dispepsias, los médicos no la consideran una enfermedad como tal, sino más bien una señal que indica la presencia de una patología más o menos compleja, que viene acompañada con niveles de dolor que pueden variar considerablemente de un paciente a otro según su causa.

La lista de posibles causas de esta condición es muy larga y abarca desde una simple indigestión, malos hábitos alimenticios, estrés o nerviosismo, hasta la acción de bacterias o virus, así como algunos tipos de cáncer o deformidades de tipo genético.

Estudios hechos en numerosos países del planeta han arrojado como resultado que más del 40 por ciento de la población mundial sufre de dolor en la boca del estómago de manera frecuente o crónica, sin discriminar entre hombres y mujeres. Aunque la mayoría de los casos obedecen a situaciones fácilmente corregibles, sin duda alguna el dolor en la boca del estómago es una condición que afecta la calidad de vida de la persona y en caso de aparecer con regularidad debe ser objeto de una revisión médica especializada.

¿Cuáles son las causas del dolor en la boca del estómago?

Hay varios factores que pueden provocar este problema y los más frecuentes son los siguientes:

Ansiedad o el estrés acumulado. Situaciones donde la persona está muy nerviosa por su trabajo o retos personales o académicos suelen generar un alto nivel de estrés y por consiguiente el cuerpo somatiza este problema en la zona abdominal, con dolores, acidez y posibilidad de ganas de defecar o la aparición de una diarrea.

La acumulación de gases en estómago e intestino tras ingerir ciertos alimentos como granos y carnes también se relaciona con la aparición de dolor en la boca del estómago o en la zona inicial del intestino delgado. Cuando los gases se acumulan en esta zona, suelen generar sensaciones punzantes al respirar, generalmente en la boca del estómago y parte interna de las costillas. En muchos casos la incomodidad de esta sensación afecta el ritmo de respiración y la persona entra en un estado de mayor nerviosismo al pensar que sufre algún tipo de ataque.

Otros casos se relacionan con personas afectadas por cuadros regulares de acidez y reflujo gástrico que irritan la boca del estómago, así como también el esófago.

Quienes sufren de síndrome de colon irritable son susceptibles a sufrir fuertes dolores abdominales que comienzan en la boca del estómago y se expanden a toda la caja torácica, limitando severamente la capacidad de movimiento de la persona.

Esta condición obedece a la inflamación del intestino y es considerada como una irregularidad en el funcionamiento del tracto digestivo que debe ser tratada por un especialista, quien determinará la mejor dieta y medicamentos a aplicar para aliviar este síndrome.

El uso de algunas medicinas usadas en otros problemas de salud puede provocar irritación en la mucosa digestiva y boca del estómago, por lo que siempre que se receten fármacos, sobre todo de uso oral, se debe consultar al médico tratante cuáles son sus efectos secundarios.

Si estas medicinas provocan problemas severos y dolores, se debe pedir un cambio del tratamiento, sobre todo en presencia de dolor insoportable, vómito o diarrea.

Algunos medicamentos de uso común como el ibuprofeno generan molestias en personas sensibles, aunque no se considera una condición grave y generalmente las molestias desaparecen en poco tiempo.

Los malos hábitos alimenticios son otro factor relacionado con este problema, especialmente en el caso de las personas que comen de manera rápida, sin masticar adecuadamente los alimentos.

Hay que recordar que al masticar no solo ablandamos la comida y la reducimos a fibras mas pequeñas, sino también la impregnamos de saliva que contiene enzimas que inician el procesamiento de las sustancias nutritivas, en apoyo al proceso de digestión que luego se hará en el estómago y al de absorción de grasas, lípidos y proteínas en el intestino delgado.

El consumo de picantes o alimentos altamente sazonados también tiene efectos sobre el estómago y puede provocar este tipo de problema.

A esto se une la posibilidad de sufrir de úlceras estomacales por la acción de la bacteria Helicobacter pyroli, que afecta más del 80 por ciento de la población humana y que se contagia a través de agua o alimentos contaminados, vivir con personas ya enfermas o el intercambio de fluidos orales con estas, como la saliva.

Esta bacteria puede provocar molestias severas que van desde sensación de ardor o dolor en la boca del estómago hasta la aparición de úlceras, considerado un problema más grave que requiere tratamiento especializado con antibióticos de última generación.

Los pacientes afectados por angina de pecho también suelen sufrir dolores focalizados en el área de la boca del estómago. Otro grupo humano que suele sufrir mucho de dolor en la boca del estómago es el de los pacientes con cálculos o piedras en la vesícula biliar.

La vesícula biliar es una estructura responsable de producir la bilis, sustancia que ayuda a disolver y digerir las grasas durante el proceso de digestión. Este órgano en forma de saco y de un tamaño aproximado de 5 a 7 centímetros, se encuentra ubicado en la parte inferior del hígado y se conecta por un pequeño conducto con la parte inicial del intestino delgado, a través del cual drena la bilis en este. A pesar de su pequeño tamaño, cuando se inflama por cálculos o enfermedad, suele provocar intenso dolor en la boca del estómago, sensación o dolor punzante en el área intestinal y dolor en la zona ubicada bajo las costillas del lado derecho del tórax.

¿Qué remedios existen para el dolor en la boca del estómago?

Para la gran mayoría de los casos existe tratamientos naturales muy fáciles de aplicar en casa y que no requieren una visita al médico ni una receta de un centro de salud. Entre estos destacan las infusiones de hierbas aromáticas, que tienen propiedades anti-inflamatorias y antisépticas que ayudan a proteger la mucosa del estómago y el intestino delgado.

En muchos países es común recurrir al consumo de té o infusiones de anís estrellado, que además tiene excelentes propiedades para ayudar al cuerpo a expulsar los gases que puedan estar acumulados en el tracto digestivo. La menta también es muy usada en forma infusión por sus propiedades relajantes y contra el dolor.

También es muy usado en muchos países la infusión a base de jengibre, raíz proveniente de Asia que durante siglos ha sido apreciada por sus cualidades como relajante y sedante y propiedades anti-inflamatorias. La ventaja de estas hierbas es que sus infusiones se pueden consumir dos o tres veces al día sin provocar ninguna reacción extraña en el organismo.

La lista no se limita a esta plantas, pues las abuelas, sobre todo en Europa y América Latina han usado durante tiempos inmemoriales otras plantas como la manzanilla y la salvia, que ayudan a tranquilizar el ánimo y a reducir la inflamación de todo el aparato digestivo. La ventaja de estas dos hierbas es que su consumo puede realizarse en grandes cantidades, hasta un litro por persona al día, y compartir su rico té con la familia, si así se desea y sin ningún peligro.

Sin embargo, como muchas otras enfermedades que afectan a la humanidad hoy en día y que se vinculan con el ritmo de vida en las ciudades modernas y el abuso de comidas inadecuadas, la prevención sigue siendo la mejor herramienta para erradicar la gran mayoría de casos de dolor en la boca del estómago. Al respecto, nutricionistas que colaboran en el estudio de este problema, recomiendan una dieta sana y rica en verduras y alimentos orgánicos.

También desaconsejan ingerir grandes cantidades de alimentos de una sola vez, especialmente si consisten en grasas saturadas, alimentos muy salados o picantes.

Una medida impulsada por estos profesionales a nivel mundial para los pacientes regulares de dolor en la boca del estómago es que coman sus alimentos en porciones medianas, distribuidas entre 4 a 5 veces al día, con mayor énfasis en las primeras horas de la mañana y el almuerzo del mediodía. No se deben consumir alimentos pesados en la noche y es muy importante ingerir líquidos con regularidad para mantener la hidratación corporal y bajar la acidez (Ph) del estómago.

También se debe reducir al máximo o eliminar el consumo de alcohol, café y tabaco.

En los casos mas graves, los médicos recetan el uso de antiácidos o protectores gástricos, para minimizar la irritación de la pared estomacal y aliviar los síntomas del dolor en la boca del estómago.

En presencia de problemas del páncreas, cuya inflamación se denomina pancreatitis, es urgente acudir al médico para recibir el tratamiento adecuado y evitar secuelas en el organismo, como la pérdida de la capacidad para producir insulina, responsable del control del nivel de azúcar en la sangre.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.