¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!

¿Por qué te da dolor de cabeza después de beber alcohol?

Escrito por Luis Malavé | Traducido porMaría J. Caballero | Fecha actualizada April 17, 2018

El consumo excesivo de alcohol en una noche de diversión suele derivar al día siguiente en la denominada resaca, cuyos síntomas son dolor de cabeza agudo, dificultad para fijar la visión, sensibilidad exacerbada a la luz y el ruido, malestar estomacal, dolores musculares y otros síntomas.

En personas sensibles incluso cantidades moderadas de alcohol pueden provocar dolor de cabeza, aun cuando no lleguen a un estado de embriaguez ni a caer en los síntomas de resaca como tales.

No dejes de leer: ¿Cómo remediar las náuseas de la resaca?

Un dolor de cabeza puede comenzar entre unas pocas horas después de tomar bebidas que contengan alcohol o hasta unas 12 a 16 horas más tarde.

Este dolor se origina en la acción del alcohol sobre varios de los mecanismos bioquímicos en el cerebro y sistema cardiovascular de las personas susceptibles.

Para entender bien este problema, vamos a explicar cuáles son los mecanismos conocidos que provocan las jaquecas o dolores de cabeza tras consumir alcohol.

Los síntomas varían según la respuesta individual

En primer lugar, hay que aclarar que no todas las personas van a sufrir dolores de cabeza tras consumir alcohol.

En muchos casos experiencias previas desagradables “enseñan” a las personas a limitar el consumo para no llegar al punto en que sufrirán consecuencias incómodas en su organismo.

En este grupo se incluyen personas que previamente experimentaron dolores de cabeza tras haber consumido vino, cerveza, licores o bebidas mezcladas.

Estudios médicos realizados en Estados Unidos indican que aquellas personas que muestran enrojecimiento de nariz y mejillas mientras consumen alcohol tienden a sufrir en mayor grado de dolores de cabeza posteriores.

Esto se vincularía con una mayor sensibilidad de su sistema vascular a los efectos deshidratantes del alcohol.

Igualmente, aquellas personas que sufren de migrañas son mucho más susceptibles a que les duela la cabeza tras beber alcohol que quienes no tienen esta condición.

Otros estudios han determinado que el género sexual también influye y las mujeres son más propensas que los hombres a sufrir dolores de cabeza tras haber consumido bebidas alcohólicas.

El alcohol provoca deshidratación y baja de presión arterial

Estudios realizados durante más de 25 años por expertos de la National Headache Foundation de Estados Unidos, señalan que el etanol presente en la gran mayoría de bebidas alcohólicas provoca una pérdida de agua en el organismo, al aumentar la frecuencia y cantidad de la orina.

Esto no solo provoca una rápida deshidratación de la persona, sino también la pérdida de minerales como el potasio, zinc y otros nutrientes esenciales, causando un desequilibrio químico en el organismo.

El cerebro es el órgano más afectado por esta pérdida de minerales y agua, a lo que se une la disminución de la presión sanguínea y el flujo de sangre hacia la cabeza debido a que el alcohol dilata los vasos sanguíneos que irrigan este órgano.

Inevitablemente, estos cambios se manifiestan en una mayor sensibilidad a los estímulos externos como la luz y el ruido y en la aparición del dolor de cabeza.

Entre las bebidas más populares del mundo, el vino tinto es vinculado en gran medida con la aparición de dolores de cabeza, superando otros que tienen incluso mayor contenido alcohólico como el whisky o el ron.

Otros factores relacionados con el alcohol y el dolor de cabeza

No solo el alcohol presente en las bebidas puede contribuir a los dolores de cabeza en quienes tienen una noche de diversión.

Diversos estudios han documentado que muchas personas desarrollan dolores debido a una mayor sensibilidad a los congéneres, flavonoides, triptaminas y acetaldehídos que forman parte de la composición de las bebidas consumidas.

En el caso de los congéneres, hay que explicar que estos son químicos naturales que irritan los vasos sanguíneos y el tejido cerebral y pueden empeorar la resaca.

Te puede interesar: ¿Cómo curar una resaca causada por el vino?

Otros investigadores han determinado que el estrés en personas sometidas a presión en su trabajo, hogar o sitio de estudios también tiene una relación con el aumento de la sensibilidad del organismo a los efectos del alcohol.

En personas que han participado como sujetos de estudio, se ha determinado que aquellos que sufren estrés o estados negativos de ánimo son mucho más propensos a presentar cuadros de migraña y dolores de cabeza, sin importar el tipo de bebida y cantidad que luego consuman.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.

Referencias