Cómo hacer la digestión de la cómida más rápido

Escrito por Shemiah Williams | Traducido por Natalia Navarro
Beber agua durante el día puede acelerar la digestión.
Jupiterimages/Comstock/Getty Images

La digestión es el proceso del cuerpo para descomponer lo que comes. Algunos elementos de estas comidas se usan para producir energía y el desecho restante se prepara para la excreción. La digestión lenta puede hacerte sentir vago y causar estreñimiento. Sin embargo, puedes tomar un número de pasos para acelerar la digestión de forma natural.

.

Bebe cantidades incrementadas de agua. Generalmente se recomienda beber mucha agua cada día (91 onzas para mujeres o 2,5 l y 125 onzas o 3,5 l para hombres) para mantener una hidratación adecuada. En adición, el agua ayuda a tu cuerpo a descomponer la comida que has tomado. Aunque puedes beber otros líquidos, el agua es la mejor opción, porque no se diluye o elimina líquidos desarrollados naturalmente en los intestinos que inician la digestión.

Come el número recomendado de piezas de fruta, verdura y cereales integrales cada día para obtener más fibra. La fibra dietética es esencial para el proceso digestivo. El Departamento de Agricultura de EEUU recomienda que las mujeres adultas consuman 1 1/2 tazas de fruta, 2 1/2 tazas de verdura y 3 onzas (85 g) o equivalentes de cereales integrales diarios. Los hombres adultos deberían consumir 2 tazas de fruta, 3 tazas de verdura y entre 3 y 4 onzas (entre 85 y 113,4 g) o equivalentes de cereales integrales.

Incrementa la actividad física. Esto ayuda a mantener la comida en movimiento a través del proceso digestivo. Si te sientes demasiado lleno después de comer mucho, comenzar alguna actividad física puede ayudarte a arrancar el proceso digestivo. Sin embargo, deberías esperar al menos 30 minutos después de comer antes de iniciar ninguna actividad física. Comenzar una actividad en varios intervalos a través del día, a diario, condiciona al cuerpo a responder a la actividad física de modo que el sistema digestivo trabaje de forma óptima.

Evita las comidas grasientas, incluyendo comidas como las hamburguesas. Estas ralentizan el ritmo de digestión, porque tu estómago y tus intestinos requieren mucho tiempo para descomponer la proteína y la grasa que abundan en ellos. Si quieres darte un capricho con una comida alta en grasa y proteína, vigila tu porción. Las porciones más pequeñas no tendrán tanto efecto como las grandes, explica la Colorado State University.