Diez problemas femeninos que no te animas a preguntar (y cómo solucionarlos)

Escrito por Emilio Vera
Cuando un malestar se hace permanente es importante recurrir a un médico ginecólogo.
moodboard/moodboard/Getty Images

Hay muchos problemas comunes exclusivamente femeninos que pueden causar preocupación, ansiedad y asustar a las mujeres. Además, como algunos de ellos son muy íntimos, muchas no se atreven a buscar ayuda, la cual puede dar la solución a estos problemas, previniendo así otras complicaciones surjan a lo largo del tiempo. Los flujos vaginales anormales, diferentes tipos de dificultades durante la relación sexual, verrugas vaginales, secreción por el pezón, agrandamiento y nódulos mamarios, son algunos de los problemas que pueden aquejar a las mujeres y muchos de ellos requerirán la atención de un profesional médico calificado.

Flujo vaginal maloliente

La vaginosis bacteriana produce flujo con mal olor.
Franck Camhi/Hemera/Getty Images

La vaginosis bacteriana es una enfermedad que afecta a la mayoría de las mujeres fértiles y es causada por el crecimiento en la vagina de ciertas bacterias anaerobias, es decir, que no necesitan oxígeno para vivir. Generalmente el flujo maloliente no se acompaña de picazón, ardor o dolor. Esta es una infección que necesita ser tratada con antibióticos y debe ser controlada por un ginecólogo. A pesar de no traer complicaciones en la mayoría de los casos, las mujeres embarazadas que tengan estos síntomas deben recibir tratamiento inmediato para evitar un parto prematuro y bebes con bajo peso al nacer.

Flujo blanco como queso ricota

La Cándida Albicans produce un flujo similar a la ricota.
Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

La candidiasis es una infección común en la mujer producida por la levadura Cándida albicans. Esta ocurre cuando este organismo crece de manera excesiva. El flujo se puede acompañar de inflamación en la vagina y la vulva, las cuales pueden estar rojas y dolorosas. Además se puede sentir mucha picazón y dolor durante las relaciones sexuales. Hay situaciones que aumentan las posibilidades de tener este tipo de infecciones como el embarazo, la diabetes, el uso de corticoides y de antibióticos potentes. La candidiasis necesita de un diagnostico y tratamiento médico con anti fúngicos. También ayuda el lavar y secar bien la zona genital, evitar rascarse y no tener relaciones sexuales mientras dure la infección.

Verrugas vaginales

Ciertos tipos de VPH se asocian a cáncer de cuello uterino.
Jovan Suhecki/Hemera/Getty Images

Es un problema que puede causar mucha vergüenza y miedo. Las verrugas son provocadas por el virus del papiloma humano (VPH). La transmisión es a través de las relaciones sexuales por vía oral, genital o anal con una persona infectada. En las mujeres, las verrugas pueden aparecer en la vagina, cuello del útero o alrededor del ano. Para evitar este tipo de problemas es importante que todas las mujeres sexualmente activas se hagan el examen del papanicolaou una vez al año, más una vez que el virus está presente es necesario un tratamiento médico para erradicarlo. La cirugía está indicada en algunos casos.

Falta de lubricación vaginal

La falta de lubrificación es un problema frecuente en la menopausia.
Jacob Wackerhausen/iStock/Getty Images

Es es un problema serio que esconden muchas mujeres principalmente después de la menopausia. Al ser crónico y progresivo, causa ardor e irritación vaginal además de dolor y sufrimiento. Es importante reconocer cuáles son las causas de este problema: entre ellas, encontramos la disminución de los niveles de estrógenos. Los ejercicios pélvicos pueden ayudar para el tratamiento en el caso de una mujer posmenopáusica. La falta de excitación es una causa común, por ello, la mujer debe tener una preparación antes del acto sexual. En todos los casos es importante la buena hidratación.

Vaginismo

El vaginismo es una enfermedad en la cual se impide la penetración.
IuriiSokolov/iStock/Getty Images

Es una disfunción sexual frecuente que consiste en una fuerte contracción involuntaria de los músculos vaginales inferiores lo que impide la penetración del pene. La principal causa es la psicológica la que se da en mujeres con experiencias traumáticas, miedo al embarazo o de contraer enfermedades sexualmente transmisibles, historia de abusos sexuales, falta de información sobre el acto sexual y a la falta de comunicación y relación de amistad con la pareja. Debido a que es un problema físico y psicológico, es necesario trabajar en ambos aspectos. La educación y la creación de nuevas experiencias que quiten el miedo al dolor pueden ser de mucho valor además de ejercicios pélvicos y el uso de lubrificantes.

Dispareunia

La dispareunia afecta la vida sexual del matrimonio.
Piotr Lukasik/iStock/Getty Images

Es cuando una mujer siente dolores y ardores antes de la penetración, durante la misma o una vez consumada. Esa es una cuestión de mucha importancia ya que afecta profundamente la vida sexual de la mujer y su pareja. Las causas pueden ser psicológicas o del propio aparato genital femenino (alergias, infecciones, irritaciones, malformaciones anatómicas). Para resolver el problema es importante el manejo psicosexual que incluye la terapia individual y en pareja ya que los problemas en el matrimonio pueden generar un rechazo de la esposa hacia su esposo. Además se necesita consultar un especialista médico para descartar alguna enfermedad.

Secreción por el pezón

Una causa de secreción por el pezón es la lactancia materna.
Jupiterimages/Goodshoot/Getty Images

La secreción puede ser de diferentes colores y de distintas características. Son muchas las causas que pueden producir secreción por el pezón, en general, la mujer no debe preocuparse tanto, ya que muy pocas veces es la manifestación de un cáncer de mama. Otras causas son la lactancia materna, los abscesos, el embarazo, el hipertiroidismo e hipotiroidismo, meningitis, tumores cerebrales y fármacos como los antidepresivos y anticonceptivos, entre otros. Las secreciones más relevantes son aquellas que se producen en forma espontánea, es decir, sin necesidad de una lesión previa, de un solo lado, por un solo orificio del pezón y aquellas que parezcan tener sangre (color rojo vivo, o rojizo). Por lo tanto es importante buscar a un médico calificado.

Dolor mamario

Los quistes mamarios generan dolor.
Denis Kartavenko/iStock/Getty Images

El dolor en las mamas es frecuente antes y durante la menstruación. Puede ser tan grave que ocasione dificultades para llevar una vida normal, ya que interfiere en el trabajo, la vida sexual o con el sueño. Los quistes mamarios son una de las patologías más frecuentes que pueden causar este problema así como también el consumo de algunos alimentos como los de alto contenido en grasa, el café, té, chocolate y el uso de algunos medicamentos, infecciones en la mama y el cáncer. Es importante buscar a un médico para saber el origen del dolor y para tratarlo según su causa.

Aumento de tamaño y enrojecimiento de una sola mama

La mastitis es la inflamación de la mama.
Pixland/Pixland/Getty Images

En la mayoría de los casos, estos son síntomas de la mastitis aguda, la cual se acompaña de fiebre y dolor. Es mas frecuente en las mujeres que están amamantando y en las menores de 30 años. Puede ser causada por una o varias bacterias o por el aumento de las secreciones que inflaman la mama. Es importante que la mujer también se realice una ecografía mamaria y quizás una mamografía para descartar un cáncer de mama. El tratamiento puede variar desde medicamentos hasta una pequeña cirugía. Sin embargo en todos los casos se debe enfriar el pecho con bolsas de hielo o compresas frías.

Nódulo mamario

La mamografía y la ecografía son útiles para estudiar los nódulos mamarios.
John Foxx/Stockbyte/Getty Images

Al palparse las mamas algunas mujeres pueden encontrarse nódulos. Aunque la mayoría de ellos son benignos, es importante realizar una ecografía y asi diferenciar el nódulo de una lesión quística o sólida. Esta diferenciación es importante para que el ginecólogo pueda decidir cómo seguir estudiándolo porque los nódulos mamarios benignos generalmente están en la parte superior, son bien definidos y se mueven con facilidad, son sensibles al tacto y suelen crecer con la menstruación. Los malignos por otro lado son únicos, firmes, poco definidos, no se mueven y la mayoría no duele. Si la piel del pezón esta retraída y este presenta secreciones sanguinolentas se debe recurrir urgente a un médico calificado.

Relacionado: Diez cosas que debes saber para prevenir el cáncer de mama