Diez pasos para identificar a un psicópata

Escrito por Daiana Diaz
Cómo descurbrir a un psicópata.
Getty Images

La psicopatía es un trastorno de la personalidad que sufre, aproximadamente, el uno por ciento de la especie humana. El individuo caracterizado como "psicópata" es un ser carente de empatía y remordimiento, sin respeto por las normas sociales. A continuación, recorreremos algunos pasos y puntos para aprender a identificarlos.

Su encanto

La personalidad de los psicópatas.
Getty Images

Lo primero que hay que saber sobre los psicópatas es que son esencialmente encantadores. Suelen ser simpáticos y conquistan a quién se proponen en cuestión de minutos. Tienen el don del habla y se muestran sociables en primera instancia, disfrutan quedando bien con todo el mundo. Por otro lado, este encanto va de la mano con una autoestima y ego exagerados. Son excesivamente seguros y se creen mejores y más capaces que el resto de la gente. En su mente, pueden hacerlo todo mejor que los demás. Pueden superar a quién sea.

La mentira y la manipulación

Los psicópatas y su personalidad manipuladora.
flickr

Otra cuestión a tener en cuenta a la hora de detectar un individuo psicópata es saber que va a ser muy difícil revelar su verdadero rostro porque son extremadamente manipuladores. Cambian escenarios, dan vuelta las situaciones y adaptan su discurso de una manera tan inteligente que se torna complejo tirar abajo el muro de fabulaciones que construyen. Por supuesto, mienten muchísimo para justificar sus conductas enfermas o para conseguir beneficios de sus víctimas. Por lo tanto, hay que tener extremo cuidado ante la sospecha de estar frente a una persona así, ya que nos puede traer graves problemas.

La carencia de emociones

Las emociones.
Getty Images

Otro paso para descubrir a un psicópata es saber que son personas que no suelen mostrar emociones genuinas, aunque si suelen fingirlas si esto les depara algún beneficio personal. Estos hombres y mujeres son afectivamente frívolos y superficiales a la hora de relacionarse, aunque demuestren lo contrario. Según sugieren los psiquiatras, los individuos que sufren de este trastorno de personalidad son incapaces de sentir empatía. No pueden ponerse en el lugar del otro. Además, no sufren remordimiento por sus acciones y, pase lo que pase, jamás se sienten en deuda por lo que hacen.

La crueldad y la irresponsabilidad

La crueldad es típica de un psicópata.
Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Este punto es bastante conocido para todo aquel que haya visto películas o leído libros sobre el tema. Los psicópatas son esencialmente crueles, porque carecen de empatía y son capaces de todo para lograr un cometido. Suelen ser seres indiferentes a los sentimientos o padecimientos de otros y por ello actúan de la manera en que lo hacen. Por otro lado, de acuerdo a los expertos, tienen una incapacidad patológica de responsabilizarse por sus acciones y las consecuencias que estas acarrean. Por ello es que no suelen buscar ayuda psicológica. La culpa siempre es del otro.

El estilo de vida del psicópata

La psicopatía como forma de vida.
Thomas Northcut/Lifesize/Getty Images

El paso siguiente para tener en cuenta si estamos frente a alguien a quien sospechamos psicópata es analizar cómo vive y las actividades que desarrolla. De acuerdo a estudiosos del tema, estas personas suelen llevar adelante una existencia parasitaria, aprovechando los logros y ganancias de las personas de su entorno cercano. Por supuesto que se valen de su gran capacidad de manipulación para hacerlo. Por otro lado, suelen aburrirse fácilmente y necesitan estímulo permanente, por lo que es probable que no duren demasiado en ninguna rutina.

La incapacidad de controlar sus acciones

Los psicópatas y el autocontrol.
flickr

La falta de control sobre las conductas propias es otro de los aspectos a tener en cuenta en una persona que creemos que sufre este trastorno de personalidad tan poco común. Sabemos que los psicópatas suelen ser impulsivos y actúan sin pensar. Muchas veces, incluso, terminan siendo descubiertos en sus planes por este defecto. Además, suelen sufrir la imposibilidad de crearse metas a corto o largo plazo, por lo que terminan llevando un estilo de vida nómada, sin establecerse en ningún lugar ni seguir ninguna dirección.

La impulsividad y la incapacidad de actuar con premeditación

La conducta psicopática.
Getty Images

Este punto viene a colación del anterior. Como el psicópata no puede controlar muchas de sus acciones, recurrentemente actúa sin premeditación y es descubierto. Si es lo suficientemente inteligente, podrá manipular y evitar las consecuencias de sus actos. Por supuesto que es poco probable de que alguna vez se haga cargo del daño que hace. Aquel que posee este trastorno en la personalidad es irresponsable y jamás reflexiona sobre lo que genera con su conducta en el contexto en el que se mueve.

Los problemas en la conducta y la tendencia a la delincuencia

La delincuencia.
wikimedia

Otro elemento que debemos tomar en consideración si sospechamos que estamos frente a este tipo de personas es su historial de conducta. De acuerdo a psicólogos y psiquiatras especializados en el tema, los psicópatas muestran problemas de adaptación desde jóvenes. Desde niño prueban ser rebeldes y no responden a los retos. No suelen respetar límites ni órdenes de parte de sus adultos a cargo. Ya durante la juventud, suelen volcarse a la delincuencia y por lo general poseen un prontuario importante al llegar a la adultez. Son típicos futuros reincidentes, dado que no pueden controlar algunas de sus acciones.

El historial delictivo de un psicópata

La psicopatía y el delito.
Brand X Pictures/Brand X Pictures/Getty Images

Teniendo en cuenta el punto anterior, el paso siguiente para determinar si nos encontramos frente a una personalidad de psicópata es averiguar si en algún momento delinquió. La mayoría de ellos, de quebrar la ley, tienen preferencia por los delitos que impliquen poner en práctica sus habilidades manipuladoras. Suelen ser geniales estafadores y, de ser atrapados, es probable que reincidan. Por ello, expertos sugieren tener especial cuidado con aquellos individuos a los que la libertad condicional les fue revocada, ya que es probable que vuelvan a cometer delitos dada su natural inclinación por las actividades ilícitas.

La promiscuidad y la falta de compromiso

La vida amorosa de un psicópata.
Getty Images

Habiendo ya recorrido una serie de puntos para determinar si nos encontramos frente a una personalidad psicópata, a continuación abordaremos la típica conducta que siguen en cuanto a relaciones. Los psiquiatras expertos en el tema sostienen que estos individuos suelen ser promiscuos en su vida sexual, manteniendo varias aventuras cortas y en paralelo, de forma simultánea. En el caso de contraer matrimonio alguna vez, suele durar poco. Dada la incapacidad de comprometerse, un individuo con este trastorno de personalidad es capaz de casarse varias veces, pero siempre durante cortos períodos de tiempo y por lo general, con divorcios contenciosos.

Referencias