Diez drogas que no conoces (y no quieres conocer)

Escrito por Eugenia Orbe
Getty Images

Según el informe publicado en 2012 por las Naciones Unidas desde su Oficina contra la Droga y el Delito, el foco de preocupación hoy está situado en particular en el aumento del consumo de drogas menos tradicionales, debido a un auge en la producción de sustancias sintéticas y psicoactivas, que no están sujetas a fiscalización internacional. El informe declara que existen unos 27 millones de consumidores adictos, lo que representa un 0,6% de la población adulta mundial. Aquí se presentan 10 de las drogas más utilizadas, peligrosas y desconocidas.

Estimulantes anfetamínicos

Metanfetamina, anfetamina y éxtasis.
Getty Images

Se trata de las drogas más consumidas en el mundo después de la marihuana y según la ONU es difícil mensurar de manera completa su fabricación ilícita ya que está muy extendida y se realiza generalmente en pequeña escala. Los estimulantes más comunes de esta clase son principalmente la metanfetamina, la anfetamina y el éxtasis. Según la ONU hay indicios de un aumento de este último en el mercado de Europa, Estados Unidos, Oceanía y Sudeste Asiático. Las pastillas de éxtasis suelen ser una droga cara, por lo que generalmente son reemplazadas al poco tiempo por anfetaminas. Esta sustancia excita el sistema nervioso central durante 3 a 6 horas de efecto, desencadenando luego en un período de depresión y somnolencia.

Relacionado: ¿Cuáles son las drogas más adictivas?

Drogas de prescripción

Con receta...
Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Se trata de fármacos de venta con receta, la expresión más sutil y generalizada de sustancias ilegales. Dentro de los mercados de drogas ilícitas, esta clase se vende como legal por la falta de identificación por parte de las autoridades, diferenciándose así de drogas clásicas como la cocaína o el éxtasis. En Estados Unidos se advirtió un uso predominante de fármacos psicoterapéuticos, sobre todo analgésicos, sin fines medicinales y durante toda la vida, entre personas mayores de 12 años. La ONU indicó además que aunque el consumo en general de todo tipo de drogas ilícitas suele ser mucho mayor en hombres que en mujeres, el uso de tranquilizantes y sedantes con fines no médicos se da especialmente en las mujeres y supera el consumo de cannabis.

Relacionado: Las 10 drogas de venta sin receta más abusadas

Drogas de diseño

De diseño...
Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Así son llamados comúnmente los fármacos con alguna modificación para evitar las leyes sobre drogas, simulando derivados de otros sí autorizados. Dos muy populares son la mefedrona y la piperazina, pero en esta categoría entran todo tipo de opioides, alucinógenos, sedantes y anabólicos. Se caracterizan por estimular el sistema nervioso central y no están bajo control internacional. Se consumen especialmente en Asia y Oceanía, pero también en Europa y América del Norte, aunque ya comenzaron a prohibirlas en varios países europeos.

Relacionado: Los objetos más extraños para ingresar elementos (incluso drogas) a las cárceles

Desomorfina

La droga de los pobres
John Foxx/Stockbyte/Getty Images

Conocida también como Tianeptina, produce un daño enorme e irreparable en los adictos, que suelen morir dentro de los 3 años de consumo. Es conocida como “droga de los pobres”, ya que produce efectos similares a los de la heroína pero costando 5 veces menos. Se creó como medicamento para depresiones, pero es sumamente adictivo y económico. La piel de los adictos tiende a mutar a color grisáceo y se desprende hasta exponer los huesos. Se conoce comúnmente como “krokodil” (cocodrilo) por la apariencia escamosa que queda en la piel como consecuencia de la aplicación de esta droga.

Relacionado: Cómo afecta el abuso de drogas en la familia y amigos

Alucinógenos

LSD
Wikimedia Commons

En este grupo se engloban sustancias conocidas como el LSD, que incluyen una serie de preparados que se caracterizan por deformar los procesos de la conciencia y la percepción. Producen alucinaciones y sobreexcitación, con un efecto de entre 2 y 12 horas. Como consecuencia, pueden producir trastornos cerebrales y psíquicos irrecuperables, aún alterando el código genético. El problema más grave es la fuerte dependencia física, pero también psicológica, que fomentan.

Relacionado: Efectos fisiológicos, sociales y económicos del abuso de drogas

Inhalantes

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Se trata de sustancias volátiles que se utilizan domésticamente, que incluyen el descarte de la cocaína, diluyentes, pegamentos, insecticidas, entre otras cosas. Solo se perciben efectos consumiendo cantidades considerables. Producen alucinaciones y problemas de coordinación. Producen tos, náuseas, trastornos cardíacos, intoxicación y, sobre todo, trastornos cerebrales irrecuperables. Suelen estar presente en los estratos socioeconómicos más bajos de las sociedades.

Relacionado: Enfoques para el tratamiento de la drogadicción

Opiáceos

Se inhalan
Jupiterimages/BananaStock/Getty Images

Son sustancias naturales y sintéticas iguales a la morfina. Su efecto sedante y de relajación genera gran dependencia. Tanto la respiración como el ritmo cardíaco se vuelven más lentos, y baja el nivel general de reflejos. La heroína y la metadona se incluyen aquí. Traen aparejado un alto riesgo de contagio de VIH entre los consumidores por el uso común de jeringas. Y también, grandes posibilidades de contagio de hepatitis y trastornos hepáticos en general por debilitamiento de las defensas ante infecciones. Se estima un alto porcentaje de muertes por sobredosis con esta clase de sustancias.

Ketamina

Ketamina
Wikimedia Commons

Esta sustancia se utiliza en la medicina veterinaria. Tiene propiedades analgésicas y anestésicas. Sus efectos pueden durar de 2 a 4 horas. Actúa como depresor del sistema nervioso central y puede producir sensación de estimulación y desinhibición, similar a los efectos del alcohol. Suele decirse que amplifica la percepción sensorial, con experiencias psicodélicas donde afloran sus efectos disociativos característicos, por lo que muchos consumidores afirman que sienten que la mente se separa del cuerpo. Puede producir ataques de pánico, mareos, ansiedad y confusión, por lo que se advierte especialmente a aquellas personas con trastornos psiquiátricos. Los consumidores suelen encontrarse en situaciones desagradables como consecuencia de la pérdida del control de sus actos.

Relacionado: Los peores experimentos psicológicos de las historia

Hachís

Más fuerte que la marihuana
Uriel Sinai/Getty Images News/Getty Images

Es una droga derivada del cannabis que se obtiene al prensar la resina de dicha planta, donde se concentran todos sus ingredientes activos, por lo que una dosis de hachís es superior al de una de marihuana sin procesar. Es sólida y se la consume caliente para disolverla. Su aspecto de barra marrón le ha dado, también, el nombre de “chocolate”. Su consumo es mediante inhalación, ingiriéndola, o fumándola en pipa mezclada con tabaco. Puede despertar síndrome de abstinencia en quienes consumen periódicamente e interrumpen su consumo, despertando una gran ansiedad e irritabilidad.

Relacionado: Efectos de la marihuana en el sistema circulatorio

Crack

Cristal
Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Así se conoce popularmente este producto obtenido convirtiendo el clorhidrato de cocaína en “rocas” por un sencillo proceso químico. Se mezcla con amoníaco o bicarbonato de sodio y agua, colocándolo al fuego para evaporar dichas sustancias y fumar lo restante, similar a la cocaína. Su nombre deriva del crujido que se oye al producir dicha mezcla y calentarse en recipientes de metal como latas de soda. También se la conoce como cristal o roca. Sus efectos inmediatos revelan euforia, ansiedad, miedos, palpitaciones, e incluso efectos a largo plazo como arritmias, hipertensión y paranoia.