Diez comidas para mejorar tu piel

Escrito por Erandi Ariadna Cerón García
La piel se nutre desde adentro.
sonja lekovic/iStock/Getty Images

Todos sabemos que la clave para llevar una vida saludable es la alimentación. Una dieta balanceada y un poco de ejercicio no sólo te ayudan a verte y sentirte mejor, sino que además incrementan tu calidad de vida y disminuyen las posibilidades de contraer todo tipo de enfermedades. Pero, con una combinación consciente de alimentos, también mantienes joven al órgano más extenso del cuerpo: la piel. Continúa leyendo para descubrir qué alimentos pueden ayudarte a retrasar la aparición de arrugas, a tener una piel radiante e, incluso, a reducir del daño solar.

Agua

El agua es fundamental para la hidratación de la piel.
SanneBerg/iStock/Getty Images

La conservación de los niveles de agua en tu cuerpo es sumamente importante para el buen funcionamiento de tu organismo. Tomar ocho vasos de agua al día te permitirá mantener activo tu metabolismo, ayudará a tus órganos internos a funcionar correctamente y, por si esto fuera poco, tu piel estará humectada y saludable.

Alimentos grasos

El aguacate constituye una excelente fuente de nutrientes.
Zoryanchik/iStock/Getty Images

La vitamina E se encuentra presente en alimentos como el aceite de oliva y el aguacate. Su presencia en tu dieta ayudará a tu piel a retener los líquidos de los alimentos y a mantener su humectación natural. Sin embargo, debes tener mucho cuidado de no excederte en su consumo, ya que el abuso de la vitamina E puede hacer incrementar tus niveles de triglicéridos en la sangre, lo cual, a la larga, te traerá problemas de salud. La ingesta de sustancias con vitamina E tiene mejores resultados si, durante el mismo día, se consumen también alimentos ricos en vitamina C.

Cítricos

El kiwi y las fresas también son cítricos.
Jupiterimages/Goodshoot/Getty Images

Los frutos cítricos son muy populares gracias a sus niveles importantes de vitamina C. Ésta te ayudará no sólo a prevenir resfriados y problemas respiratorios, también está vinculada con la producción de colágeno, una proteína que interviene en la prevención de arrugas y en la cicatrización de las heridas. Algunos frutos cítricos son la naranja, la toronja (pomelo), la mandarina, el limón, el kiwi y las fresas.

Frutos rojos

Los frutos rojos pueden complementar ensaladas y postres.
boule13/iStock/Getty Images

Los frutos rojos son excelentes y deliciosos antioxidantes. Por lo tanto, ayudarán a tu piel a contrarrestar los efectos de los elementos oxidantes que consumes a diario. También contienen vitaminas E y C, por lo que mantienen la luminosidad de la piel y, durante el invierno, constituyen una gran alternativa a los frutos cítricos.

Plátano

El plátano también es rico en potasio.
Misko Kordic/Hemera/Getty Images

Uno de los componentes principales de esta fruta es el zinc, que funciona como un efectivo antioxidante y beneficia la renovación celular. Este elemento ayuda a mantener el tono cutáneo, cuyas consecuencias directas son la prevención de arrugas prematuras y la eliminación de células muertas.

Zanahorias

Las zanahorias tienen nutrientes indispensables.
Martin Poole/Digital Vision/Getty Images

Las zanahorias y, en general, las verduras amarillas, rojas y naranjas (la calabaza, el tomate) son ricas en betacarotenos. Este compuesto químico también funciona como antioxidante. Al ser consumido junto con las vitaminas C y E, brinda a la piel una protección contra el daño solar. La zanahoria, además, ayuda a obtener y mantener un bronceado más uniforme y saludable.

Frutos secos y nueces

Existe un tipo de nuez para cada gusto.
Martin Poole/Digital Vision/Getty Images

Un puñadito de frutos secos al día te ayudan a mantener niveles saludables de vitamina E, fundamental para conseguir una piel luminosa y flexible. Pueden consumirse como una colación o agregarse a pastas y ensaladas. Pero es importante no excederse con las porciones, ya que contienen muchas calorías y su consumo incrementa los triglicéridos.

Hojas verdes

Las hojas verdes son ricas en fibra.
VeselovaElena/iStock/Getty Images

Una muy buena razón para consumir lechuga y todo tipo de hojas verdes, como la rúcula y la espinaca, es que contienen muchos antioxidantes. Además, estas verduras están compuestas por gran cantidad de agua, lo cual colabora con la hidratación de la piel. Como si fuera poco, proveen al organismo de muchos nutrientes ¡con muy pocas calorías!

Té verde

El té verde es muy beneficioso para la salud.
mythja/iStock/Getty Images

El té verde, además de drenar toxinas y reducir la retención de líquidos, es un gran aliado a la hora de mejorar la calidad de piel. No sólo previene las arrugas sino que, en algunos casos, incluso las elimina. También contiene compuestos bioactivos que ayudan a evitar enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer.

Huevo

Las yemas de huevo contienen muchas proteínas.
Amarita/iStock/Getty Images

La vitamina A se encuentra exclusivamente en productos de origen animal, como los lácteos, la carne, el pescado y la yema del huevo. Su consumo es esencial para la renovación cutánea. Además, ayuda a mantener el buen estado de las mucosas.

Relacionado: Los mejores 20 alimentos que aumentan la musculatura

Bonus 1: Alimentos sobre la piel

sitriel/iStock/Getty Images

Pero la piel no sólo se ve beneficiada por los alimentos que consumimos "hacia dentro". Algunos sirven también como tratamientos externos, y muchas veces son bastante más efectivos que las cremas más caras. Por ejemplo, si combinas azúcar con miel, obtienes un exfoliante que, además de ayudarte a eliminar las células muertas, hará que tu piel mantenga su hidratación. También puedes hacer compresas con jugo de pepino para reducir las ojeras.

Relacionado: 20 alimentos para no envejecer

Bonus 2: Alimentos que debemos evitar

YelenaYemchuk/iStock/Getty Images

Así como hay sustancias que ayudan a tu piel, también hay otras que tienen el efecto contrario. El consumo de alimentos procesados, el exceso de azúcares, el abuso del alcohol, de la sal y de los alimentos fritos conllevan a que la piel tienda a resecarse, a perder el brillo e, incluso, a producir acné.

Relacionado: Las 10 peores comidas que te hacen subir de peso