Dieta sangrienta: qué comer según tu tipo de sangre

Escrito por Cecilia Galli
Encuentra la dieta ideal para tu tipo de sangre.
Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Una dieta alimentaria, ideada por el medico neurópata Peter J. D'Adamo, se basa en los cuatro grupos sanguíneos para aconsejar qué alimentos debemos consumir y qué tipo de actividades debemos realizar. Te mostramos qué recomienda este doctor para cada tipo sanguíneo.

Los fundamentos

Comstock/Comstock/Getty Images

Uno de los puntos principales de la medicina alternativa es reconocer la individualidad bioquímica de cada individuo y la necesidad de proveer tratamientos a medida. Peter J. D'Adamo sostiene que “tenía que haber una razón para las paradojas que hay en los estudios dietarios y la supervivencia a enfermedades”, por los que algunas personas pierden peso y otros no con una misma dieta, o por qué algunos mantienen su vitalidad al envejecer y otras no, dice el médico en su libro.

Los tipos sanguíneos

John Foxx/Stockbyte/Getty Images

Sus investigaciones sobre antropología, historia médica y genética condujeron al Dr. D’Adamo a comprender que los tipos sanguíneos “son la llave que abre la puerta a los misterios de la salud, la enfermedad, la longevidad, la vitalidad física y la fortaleza emocional”. Y explica que la aplicación práctica de este concepto es que nos permite tomar decisiones informadas sobre nuestros planes dietarios, de ejercicio y médicos.

Tipo O

Jupiterimages/Brand X Pictures/Getty Images

El tipo O es el primer tipo sanguíneo y su prototipo ancestral era un predador agresivo. Algunos de sus aspectos son esenciales para la sociedad actual, como su liderazgo, su energía y extroversión. Debido a la falta de ejercicio, mala alimentación o demasiado estrés, los portadores del tipo O pueden sufrir efectos metabólicos negativos más pronunciados que los de otros grupos de sangre.

Alimentación para el tipo O

Jupiterimages/Comstock/Getty Images

La dieta diseñada por el Dr. D’Adamo para este grupo sanguíneo se basa en el consumo de carnes orgánicas magras, vegetales y frutas, y recomienda evitar el trigo y los productos lácteos, que pueden desencadenar problemas digestivos para este grupo en particular. También aconseja evitar la cafeína y el alcohol.

Tipo A

Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images

Como explica el Dr. D’Adamo, muchos factores neuroquímicos en la disposición genética del tipo A favorecen una vida estructurada, armoniosa y rítmica, rodeada de una comunidad positiva. Se recomienda a este grupo aprender a manejar el estrés, hacer ejercicio, cultivar la creatividad, no saltearse comidas y establecer una rutina diaria consistente.

Alimentación para el tipo A

Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images

Según el creador de esta dieta, el tipo A se beneficia si sigue una alimentación vegetariana: sostiene que si estás acostumbrado a comer carne, perderás peso y tendrás más energía al eliminar la comida tóxica de tu menú. Además, es importante que este grupo consuma sus alimentos en un estado cercano al natural: puros, frescos y orgánicos.

Tipo B

Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images

El tipo B posee el potencial genético para una gran flexibilidad y la capacidad de florecer en condiciones cambiantes. Al mismo tiempo, el tipo B tiende a ser altamente sensible a la falta de equilibrio. Según D’Adamo, un tipo B saludable que vive según sus características genéticas tiende a tener menos factores de riesgo para su salud.

Alimentación para el tipo B

Eising/Photodisc/Getty Images

Los factores más importantes en el aumento de peso para el tipo B son el maíz, el trigo, las lentejas, los tomates, el maní y las semillas de sésamo. Estas comidas afectan la eficiencia de su proceso metabólico, resultando en fatiga, retención de fluidos e hipoglucemia. Se recomienda también reemplazar al pollo con carne de cabra, cordero, conejo y venado. También debe comer vegetales verdes, huevos y productos lácteos descremados.

Tipo AB

Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images

Las personas con tipo de sangre AB tienden a ser intuitivas y espirituales, y tienen la habilidad de ver más allá de los confines de la sociedad. Son amigables, apasionados y empáticos. El Dr. D’Adamo les recomienda cultivar su naturaleza social en entornos favorables y evitar las situaciones altamente competitivas. Realizar 45 minutos de actividad aeróbica al menos dos veces por semana, y cada día yoga, estiramiento o meditación

Alimentación para el tipo AB

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

La dieta diseñada por el Dr. D’Adamo recomienda que las personas con el tipo AB se focalicen en alimentos como el tofu, pescado y algas, productos lácteos y vegetales verdes si quieren perder peso. Entre los mejores pescados para los AB están el mahi-mahi, el samón, las sardinas y el atún. Les aconseja además evitar las carnes ahumadas y curadas.

Encuentra la mejor dieta para ti

Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Toma en cuenta que los señalamientos propuestos por el Dr. D'Adamo son sólo una de muchas opciones alimenticias disponibles, y como tal no está libre de críticas. Escúchate a tí mismo y descubre la opción que mejor se adapte a tus necesidades.

Referencias