Desventajas de las prótesis dentales parciales

Escrito por Ruchika Sachdeva
crown-2 image by yordan zahariev from Fotolia.com

Hay dos tipos de prótesis parciales: fijas y removibles. Las prótesis parciales fijas (PPF) se ven naturales y son más cómodas que las prótesis parciales removibles (PPR). Sin embargo, las PPF son más costosas y por lo tanto son recomendadas para reemplazar uno o dos dientes perdidos.

Todas las PPF y PPR tienen pros y contras. Algunas son caras, pero atractivas, mientras que otras son de bajo costo, pero se necesita más tiempo para acostumbrarse. Otras son cómodas y más baratas, pero menos estables o requieren más mantenimiento.

PPF

dental bridge image by yordan zahariev from Fotolia.com

Las PPF también se llaman puentes. Los puentes son dientes artificiales colocados en la mandíbula o sujetos de manera permanente bajo el tejido de las encías. Hay dos tipos de puentes: convencionales y fijos.

Los puentes no funcionan muy bien si estás perdiendo tres o más dientes en una fila. Es difícil limpiar los puentes, por lo tanto, puede surgir el mal aliento u otros problemas orales. El hilo dental debe ser parte de tu rutina de higiene dental.

Debido a su carácter permanente, los puentes te hacen más susceptible a la inflamación. Ellos también son más caros que las PPR.

Desventajas de los puentes convencionales y fijos

Dental care image by Fenia from Fotolia.com

Un puente fijo convencional requiere una mayor reducción del diente que un puente fijo adherido. En un caso de hueso excesivo o pérdida de encías, un puente convencional puede no parecer tan natural como un puente fijo adherido.

Un puente fijo adherido puede no durar tanto tiempo como un puente convencional y es menos fiable, ya que el tejido de las encías alrededor de los dientes podría reducirse y dejar espacios vacíos que pueden causar problemas dentales adicionales. También, en algunos casos, el respaldo de metal de un puente fijo adherido puede verse.

PPR

Las PPR consisten en una base de resina, dientes artificiales, y un broche de metal fijado en un marco metálico. Los tipos de PPR incluyen aletas, metal fundido, marco flexible, Nesbit y Cusil.

Desventajas de las PPR

Dentist at work in dental room image by Vladimir Melnik from Fotolia.com

Las aletas tienen una base de acrílico frágil y tienden a romperse con frecuencia. Para prevenir la rotura, la construcción de la aleta se espesa, lo que las hace bastante incómodas. Las aletas no son tan estables como los puentes y deben ser rebasadas con frecuencia, debido a que, con el tiempo, descienden de su nivel original.

Las PPR con un marco de metal fundido son las más estables, sin embargo, la estructura de metal añade más presión a los dientes y puede ser incómoda.

Las PPR de marco flexible están hechas de un material sintético similar al nailon, que como su nombre lo indica, es extremadamente flexible y por lo tanto fácil de instalar. Sin embargo, el ajuste de la estructura polimérica requiere un esfuerzo y puede ser problemático. Los puntos de dolor se desarrollan con facilidad, y se puede perder demasiado tiempo dando a los marcos de las PPR un ajuste cómodo.

La PPR Nesbit consta de un solo diente. Hecho del material de marco flexible, tiene cierres metálicos que se ajustan alrededor de los dientes próximos al puente. No está soportado por ningún diente a cada lado de la boca y por lo tanto pone tensión extrema sobre los dientes entrelazados, lo que es incómodo. La PPR Nesbit es propensa al peligro de ingestión accidental, pero el material flexible es seguro para el revestimiento del tracto digestivo.

La PPR Cusil es como una dentadura completa. Ellas se asientan en la ubicación de los dientes que faltan y tienen espacios para dar cabida a los dientes naturales residuales. Son más caras que cualquier otra PPR y requieren una buena higiene oral para su mantenimiento.

Todas las PPR deben quitarse para su higiene y pueden perderse o dañarse durante o después de sacarlas. Para algunos usuarios, se sienten menos estables.