Describir un ecosistema equilibrado

Escrito por David Chandler
Un ecosistema balanceado es importante para el desarrollo de la vida.
Eco-Park, Quezon City image by Mike Shannon from Fotolia.com

Un ecosistema está balanceado cuando las partes bióticas (vivientes) y abióticas (no vivos) del ecosistema están en equilibro. Esto significa que los nutrientes están disponibles para desplazarse de manera eficiente y no hay comunidad de organismos o fenómenos naturales que interrumpan el flujo de energía y nutrientes a otras partes del ecosistema.

Ciclos bioquímicos

Aunque la energía debe ser constantemente introducida en el ecosistema, los nutrientes se reciclan a través de sus distintos niveles.

Ciclo del agua

El ciclo del agua es un ejemplo de un ciclo bioquímico donde, en una abreviada descripción, el agua se evapora de los océanos, se condensa en las nubes, se precipita a las tierras y después fluye a través de los ríos de vuelta al océano.

Otros ciclos

Los ciclos nutrientes existen para el carbón, nitrógeno, sulfuro, oxígeno y fósforo.

Reservas

Los factores abióticos en el ecosistema pueden tener lugar en un paso del ciclo durante períodos prolongados de tiempo. Esto puede resultar en la acumulación de ese factor en una etapa. Los océanos son un ejemplo de una reserva de agua.

Dinámica trófica

Parte del balance del ecosistema involucra el control de la población de los organismos vivos. Por ejemplo, el incremento en la población de una especie puede afectar negativamente la población de sus competidores y presas, pero beneficiar a los depredadores, lo que, a cambio, puede dañar o beneficiar otras especies.