Cura para el cáncer cerebral severo

Escrito por Karen Hellesvig-Gaskell
Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images

Según la Sociedad del Cáncer de los Estados Unidos, más de 22.000 tumores cancerosos de la médula espinal o el cerebro serán diagnosticados en los Estados Unidos en 2009. Casi 13.000 personas perderán la vida ese año como resultado de estas neoplasias. El Instituto Nacional del Cáncer (NCI por sus siglas en inglés) dice que el tipo más común y agresivo de cáncer cerebral en adultos es el glioblastoma multiforme. Actualmente no hay tratamiento eficaz que pueda curar esta enfermedad.

Causas del cáncer cerebral

Las causas del cáncer de cerebro siguen siendo un misterio. El NCI ha iniciado un estudio sobre lo que puede causar los tumores cerebrales en adultos. Los investigadores están estudiando una amplia gama de factores genéticos, estilos de vida y del medio ambiente que puedan afectar la posibilidad de desarrollar tumores cerebrales.

Las causas potenciales consideradas son los trabajos relacionados con la exposición a plaguicidas, plomo y disolventes; la utilización de teléfonos móviles, el uso de tintes para el cabello y la historia familiar, entre otros.

Glioblastoma multiforme

Un tumor cerebral se desarrolla debido al crecimiento de células anormales en los tejidos del cerebro. El NCI dice que en la actualidad el glioblastoma multiforme se cree que es incurable. La mayoría de los pacientes con esta forma agresiva de cáncer cerebral no viven más de un año tras el diagnóstico. Según la Clínica Mayo, la edad media en la que se forma el glioblastoma es a los 55 años. Sin embargo, puede afectar a cualquier persona, incluyendo a los niños. El glioblastoma típicamente se propaga rápidamente a otras áreas del cerebro, por lo que es difícil de tratar.

Síntomas

Según el NCI, los síntomas de un tumor cerebral dependen de su tamaño y en qué lugar del cerebro se forma. Estos pueden incluir náuseas y vómitos frecuentes, dolores de cabeza matutinos o dolores de cabeza que disminuyen seguidos con vómitos. Otras señales de alerta son la pérdida de equilibrio y problemas con el habla, la visión y la audición. Los síntomas del glioblastoma multiforme tienden a comenzar súbitamente y las convulsiones no son poco comunes.

Tratando el glioblastoma multiforme

La cirugía es el tratamiento principal para el cáncer de cerebro suponiendo que el daño neurológico indeseable sea poco probable.

Sin embargo, en los casos del glioblastoma multiforme, su progresiva acumulación en tejidos y células hace que sea imposible de eliminar completamente el tumor maligno. En los casos del glioblastoma, la quimioterapia se inserta en el cerebro durante la cirugía.

Aunque es muy poco probable que la terapia de radiación lo cure, la Clínica Mayo dice que estudios muestran que los pacientes que se someten a este tratamiento pueden vivir dos veces más que aquellos que sólo reciben atención de apoyo.

La temozolomida

El NCI indica alentadores resultados iniciales con la droga temozolomida que utilizaron muchos médicos de Estados Unidos a raíz de los tratamientos de radiación con temozolomida en pacientes que sufren de glioblastoma.

El Instituto Nacional del Cáncer dice que un estudio de 2002 realizado por la Organización Europea para el Tratamiento de Cáncer y el Instituto Nacional del Cáncer de Canadá descubrió que la media de dos años de supervivencia de los pacientes que tomaron la temozolomida como complemento a la radioterapia aumentó al 16 por ciento.

La Food and Drug Administration (Administración de Drogas y Alimentos) de los Estados Unidos aprobó la temozolomida para el tratamiento del glioblastoma en 2005.