Cuidados para una uña del pie rota

Escrito por Candace Webb
Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Romperse una uña del pie puede ser extremadamente doloroso y crear un riesgo de infección. Conocer los pasos y métodos para el cuidado de una uña del pie rota puede ayudarte a que sane más rápido y a evitar la necesidad de ayuda profesional.

Eleva el pie para que la uña deje de sangrar. Las uñas de los pies tienden a sangrar mucho cuando se lastiman. Al elevar el pie reduces el tiempo que demora en detenerse el flujo sanguíneo.

Corta la uña rota para evitar más lesiones. Utiliza un cortauñas limpio para cortar la uña hasta el borde de la lesión. Si un trozo de uña está desplazado o cuelga de un ángulo, córtalo para evitar que se enganche en la venda o media y cause más lesión o dolor. Cortar la uña también brinda una mejor base para el limpiado y tratamiento de la lastimadura.

Limpia el dedo afectado y la uña con una solución antiséptica. Asegúrate de limpiarlo completamente. Deja que la uña y el dedo se sequen completamente antes de aplicar la venda. Colocar la venda sobre la uña lastimada antes de que seque aumenta el riesgo de infección.

Envuelve el dedo y la uña afectados con una venda de gasa seca y limpia. Si no tienes gasa, puedes utilizar una venda grande pre-empacada. Envuelve la venda lo suficientemente fuerte como para que se mantenga, pero no demasiado para no presionar mucho la uña lastimada.

Quita la venda una vez al día y sumerge el dedo en la solución antiséptica durante algunos minutos. Repite este paso hasta que la uña se caiga o el dolor desaparezca.

Consejo

Usa zapatos holgados o sin punta durante los primeros días para evitar que la uña lastimada roce con el zapato.

Advertencias

Si el dedo se pone de color rojo brillante, se hincha o se llena de pus, busca atención médica.