El cuidado apropiado y la forma de lavar a los pantis

Escrito por Kimbry Parker | Traducido por Adriana De Marco
Evita que tus pantis de nailon se encojan, se corran o pierdan su foma cuidándolos apropiadamente.
Goodshoot/Goodshoot/Getty Images

El nailon es una tela sintética fuerte usada por muchos fabricantes para hacer ropa interior gracias a su elasticidad. El material es muy durable y resistente al calor, al moho y a los enganches. A pesar de su durabilidad, los pantis de nailon se pueden dañar si no los lavas y cuidas de ellos apropiadamente. Cuidarlos te ayudará a que te duren más y mantengan su forma para que luzcan bien.

Lava a los pantis de nailon en agua tibia o fría en la lavadora. Evita usar agua caliente, que puede desfigurar el tamaño y la forma de la tela. Usa lejía sin cloro si lo crees necesario y agrega suavizante de telas al ciclo de enjuague.

Seca los pantis en la secadora a poca temperatura. Si le das mucho calor puedes hacer que se encojan y que las fibras se debiliten .

Coloca a los pantis en una bolsa de red para el lavado si los vas a lavar junto a otra ropa que tenga cierres, broches u otros accesorios que los pueda enganchar o romper. Traslada la bolsa a la secadora para secarlos.

Dobla los pantis y colócalos en un cajón para guardarlos. Si los estás guardando con los corpiños, que tienen broches, usa un divisor de cajones para que no enganchen tus pantis.