Cuándo preocuparse sobre el moco y diarrea en niños

Escrito por Darla Ferrara
Conocer los hábitos de defecación de tu hijo te ayuda a determinar cuándo está enfermo.
Hemera Technologies/PhotoObjects.net/Getty Images

La diarrea no es siempre un signo de enfermedad. Para algunos niños, la diarrea de vez en cuando puede ser normal, incluso si contiene moco. La clave está en saber cuándo la diarrea es un síntoma de un problema. Los factores a evaluar son la frecuencia y consistencia de las heces. Dado que no todos los niños son iguales, eres el más competente para determinar cuándo un niño debe acudir al médico.

Hábitos de defecación

Los hábitos intestinales varían para cada persona. Los que es normal para un niño puede ser perjudicial para el siguiente. Para reconocer cuando algo cambia, debes saber lo que es normal. La mayoría de los niños tienen ocasionales movimientos sueltos de intestino. Encontrar heces acuosas en un pañal de vez en cuando no es inusual. Los cambios en los hábitos intestinales que duran largo tiempo son señales de alerta. Si tu hijo generalmente va al baño dos veces al día, un aumento de la textura y la frecuencia que se repite durante varios días puede indicar un problema.

Moco

La mucosidad no es rara en las heces o un signo de diarrea. La superficie interna de los intestinos está recubierta con esta sustancia, y funciona como un lubricante, de acuerdo con el Dr. Michael F. Picco de la Clínica Mayo. Sin embargo, un gran aumento en la cantidad de moco en las heces de tu niño puede apuntar a una enfermedad, especialmente si está acompañado de deposiciones sueltas o sangre. La combinación de heces acuosas y mucosas puede indicar una infección viral o un problema médico relacionado con los intestinos.

Dolor

El dolor es un signo más elocuente que un ocasional ataque de diarrea o mucosidad en las heces. Muchos incidentes de diarrea pasan sin ningún tipo de molestia. El dolor, sin embargo, es algo que no conviene descuidar. Un niño que tiene dolor de estómago o se queja de dolor tiene que ver a un médico. Los calambres pueden indicar una infección o una alergia a los alimentos. Llama a tu pediatra si tu hijo sufre de cólicos o está irritable junto con la diarrea. Habla con un médico si los calambres y deposiciones sueltas ocurren inmediatamente después de comer.

Señales de peligro

Una combinación de síntomas que incluyen moco y diarrea pueden ser el factor decisivo. La diarrea es común con una infección de oído. Si el bebé está tirando de su oreja y tiene diarrea, consulta al médico para descartar una infección de oído. Cada vez que la diarrea se produce mientras el niño está tomando medicamentos o tiene fiebre, es necesario alertar al pediatra. Toma nota del estado de ánimo y apetito de tu hijo. Esto también puede advertir sobre una posible enfermedad. Un niño que tiene diarrea persistente por más de 24 horas debe ser revisado por un médico profesional.