¿Cuáles son los tratamientos de la gastropatía eritematosa?

Escrito por Holly Huntington
Resección mucosa endoscópica
laparoscopic surgery image by Grzegorz Kwolek from Fotolia.com

La resección mucosa endoscópica (EMR) y la cirugía son los procedimientos de tratamiento para la gastropatía eritematosa. El procedimiento EMR se puede llevar a cabo a través de la boca o del ano, dependiendo de la parte del tracto gastrointestinal que tenga crecimientos anormales que sean eliminados.

Gastropatía eritematosa

Las lesiones pueden crecer en el estómago y deben ser eliminadas.
Image by Flickr.com, courtesy of Mike Baird

Cualquier tipo de enfermedad del estómago se clasifica como el término general de gastropatía. La gastropatía eritematosa se refiere a las lesiones en cualquier lugar de la zona gastrointestinal que esté roja o inflamada. Las lesiones pueden ser pequeñas o grandes. Según el diario estadounidense de gastroenterología, la gastropatía severa también predispone a las personas a lesiones duedonapáticas endoscópicas (ED).

Diagnóstico y tratamiento

Durante una endoscopia, un médico gastrointestinal introduce un tubo estrecho por la garganta.
Image by Flickr.com, courtesy of Yuya Tamai

Según la página web Albany Medical Review, el procedimiento conocido como endoscopia (buscar internamente en las zonas gastrointestinales) es un método utilizado para ayudar a diagnosticar una lesión como el eritema. Otro método es una colonoscopia.

El tratamiento para esta enfermedad puede incluir cirugía (el método más invasivo) u otro procedimiento conocido como resección mucosa endoscópica que también se puede utilizar en el proceso de diagnóstico. Según un informe clínico, la resección mucosa endoscópica a veces es necesaria cuando las lesiones son demasiado grandes para permitir otros métodos de diagnóstico.

Tratamiento y estudio del diagnóstico

En un informe clínico en la página web Albany Medical Review, se llevó a cabo una endoscopia a un hombre de 75 años que reveló la presencia de gastropatía eritematosa no sangrante. Sin embargo cuando se llevó a cabo una colonoscopia para evaluar si había la presencia de lesiones sangrantes en cualquier otro lado de la zona, la colonoscopia no pudo ser completada debido a lesiones adicionales demasiado grandes en tamaño para permitir el procedimiento.

De esta forma este caso ilustra que el diagnóstico podría ser obstaculizado a veces utilizando un método o el otro debido al tamaño de la lesión en la zona afectada. Además, las lesiones en este caso particular añadían un elemento adicional a las consideraciones del tratamiento ya que se creía que las lesiones eran carcinomas de aproximadamente entre tres o cuatro centímetros de largo.

Tratamiento de la resección mucosa endoscópica

La cirugía es un más invasivo que la EMR.
Image by Flickr.com, courtesy of Jurek Durczak

Se utiliza un tubo largo y estrecho en el tratamiento de la resección mucosa endoscópica (EMR) para la gastropatía eritematosa. El tubo, equipado con una cámara de vídeo, luz e instrumentos se introduce por la garganta del paciente cuando el objetivo es eliminar la lesión localizada en el estómago, intestinos delgados (el duodeno) o el esófago. Según la Clínica Mayo, el método de tratamiento es menos invasivo que la cirugía para la eliminación del tejido anormal y tiene menos riesgos.

Riesgos del tratamiento

El sangrado es un riesgo del procedimiento EMR.
Image by Flickr.com, courtesy of Nicole Makauskas

Según la Clínica Mayo, la complicación que es más común para este procedimiento es el sangrado, sin embargo puede ser enfocado durante el procedimiento actual. También puede tener lugar la perforación así como un estrechamiento del esófago. Si el esófago cicatriza durante el procedimiento y hay un estrechamiento, puede causar dificultad a la hora de tragar y tener que hacerla más tarde.

Advertencia

Después del procedimiento del tratamiento, si cualquiera de las siguientes enfermedades tienen lugar, es aconsejable buscar atención médica según la Clínica Mayo: vomitar sangre, sangre roja brillante en los excrementos, fiebre, resfriados, desfallecimiento, dolores pectorales o falta de respiración.