¿Cuáles son los efectos de un sensor de oxígeno malo?

Escrito por Tom Streissguth
Auto Exhaust image by Digital Photique from Fotolia.com

El sensor de oxígeno en tu coche o camión monitorea el nivel de oxígeno en el escape de tu vehículo. El sensor está conectado al ordenador de a bordo, que ajusta la mezcla de combustible y la sincronización del motor para compensar cualquier cambio en el nivel de oxígeno y optimizar la mezcla de combustible/aire. Si el sensor de oxígeno se deteriora o daña, puede afectar el funcionamiento del motor, ya sea de marcha en vacío, al acelerar o al desacelerar.

Mala sincronización

Un sensor malo puede interrumpir el ciclo de combustión que es controlado por la computadora del vehículo, y hacer que el motor funcione áspero o "fallado" mientras marchas en el vacío o marchas en RPMs relativamente bajas. El sensor defectuoso también puede causar que el motor golpee y produzca un sonido corto y metálico ya que la combustión del combustible en las cámaras del motor está arrojada fuera de su secuencia de temporización normal.

Kilometraje malo

Si el sistema de encendido del motor se interrumpe, el sistema para el suministro de combustible a las cámaras de combustión también puede ser defectuoso, provocando un exceso de combustible para ser bombeado en el motor. También puede resultar en una pérdida de potencia del motor y en un menor consumo de gasolina.

Emisiones

Los sensores de oxígeno defectuosos que interrumpen la sincronización del motor y la mezcla de combustible/aire pueden aumentar la emisión de contaminantes en la atmósfera. Esto, a su vez, puede provocar que el coche falle en las inspecciones de emisiones.