¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!
x

¿Cuáles son las causas de las infecciones en la sangre?

Escrito por Estefanía Mac | Revisado por María Silvana Costanzo, MEDICA | Fecha actualizada December 26, 2018

La sepsis es una de las causas más frecuentes de muerte por infección a nivel mundial, cobrando más vidas que el propio cáncer de intestino y de mamas juntos. La muerte hospitalaria ronda entre el 30 y 60 por ciento de los casos diagnosticados.

La sepsis puede ocurrir cuando una bacteria, virus u hongo, invade al organismo causando una infección. Esta infección se abre camino por el torrente sanguíneo, y permite que el contaminante se extienda en todo el cuerpo.

Entre los síntomas de la infección en la sangre se encuentran: fiebre elevada, escalofríos, respiración y ritmo cardíaco acelerados, erupción en la piel y desorientación. Muchas de las personas que sobreviven de una sepsis o choque séptico sufren de trastornos de por vida como fática crónica, estrés postraumático, disfunción de algún órgano o amputaciones.

Según la fuente antes citada un tratamiento o rehabilitación por infección en la sangre cuesta entre unos 17.000 a 34.000 Euros (USD 20,000 a USD 40,000) dependiendo del país.

Ante semejante cuadro característico bien vale la pena revisar cuáles son las causas de las infecciones en la sangre.

No dejes de leer: Tipos de bacterias en la sangre

Causas de la sepsis

La Fundación para la Educación e Investigación Médica Mayo (MFMER) advierte que cualquier tipo de infección, sea bacteriana, viral o micótica puede desencadenar la sepsis.

Hay ciertas condiciones preexistentes que pueden incrementar el factor de riesgo como las personas de avanzada edad o los neonatos, personas con inmunodeficiencia, diabetes, cirrosis o hepatitis C, personas con quemaduras de segundo y tercer grado, los dispositivos invasivos como catéteres o tubos de respiración.

Infección de la sangre por bacterias

Las bacterias son microorganismos que habitan prácticamente en todos lados, incluyendo nuestra piel y nuestros órganos, la mayoría de ellas son útiles. Millares de bacterias se encuentran en nuestro intestino ayudándonos con la digestión de nuestros alimentos.

Algunas bacterias son patógenas o perjudiciales, entran a nuestro organismo y causan infecciones entre ellas la sepsis. Para la fundación Sepsis Alliance (sepsis.org) la infección bacteriana es la causa más común de la sepsis.

Cabe destacar que el origen de una infección bacteriana puede ser muy variado. Una herida en la piel o quirúrgica, la picadura de un insecto que se infecta, un absceso dental, escaras o ulceras por frotamiento, cuyo agente patógeno se propaga través del torrente sanguíneo puede provocar la sepsis.

Una bacteria también puede ingresar al cuerpo por la vía respiratoria causando afecciones como bronquitis o neumonía bacteriana y de allí extenderse a una infección en la sangre. De igual manera puede ocurrir con el sistema urinario, especialmente la vejiga o los riñones; e igualmente el sistema digestivo especialmente el colon o el estómago.

La Escherichia coli es la bacteria más común que causa infecciones en la sangre. Aunque esta bacteria se encuentra normalmente en el tracto digestivo, existen cepas más fuertes que pueden ser ingeridas por comer carne, frutas y vegetales contaminados.

La bacteria E. Coli puede seguir su camino desde el tracto digestivo al sistema sanguíneo y causar una infección sanguínea grave. Puede encontrarse en la propia carne de vaca, pero hay mayor contaminación en las heces del animal, que son usadas como fertilizante de otros productos orgánicos que se consumen crudos sin ser debidamente lavados.

No dejes de leer: Tipos de bacterias que pueden encontrarse en la cocina

Infecciones por micosis

Una micosis o enfermedad micótica es cualquier una infección provocada por hongos que puede ser cutánea o interna. Las infecciones de la sangre por micosis ocurren cuando el cuerpo está en un estado de inmunodeficiencia.

La inmunodeficiencia puede ser debido a una enfermedad, dolencia o cirugía. Ciertos medicamentos como los antibióticos pueden propender a la diseminación de los hongos.

El cuerpo normalmente tiene hongos, pero si las condiciones son las adecuadas, el hongo puede activarse, multiplicarse y extenderse a lo largo de todo el organismo cutánea o internamente.

Infecciones virales

El Virus de Inmunodeficiencia Adquirida (VIH) y la hepatitis C son ambas formas de infecciones virales de la sangre. La inmunodeficiencia es un factor de riesgo significativo para las infecciones en la sangre.

La sangre infectada que entra en contacto con la piel de una persona no puede transmitir el virus del VIH, ni tampoco derivar en sepsis. En la mayoría de los casos, la sangre infectada tendría que entrar en contacto directo con una úlcera abierta, corte o rasguño, pero podría ocurrir en otras formas de transmisión, tales como la lactancia o una mordida.

La hepatitis C se transmite cuando la sangre infectada de una persona entra en contacto directo con la sangre de otra. Las transfusiones con sangre contaminada y el uso compartido de agujas contagiadas son las formas más frecuentes de contraer el virus de la hepatitis C.

Nuestra recomendación

Debido a las muchas maneras en que una persona puede contraer infecciones en la sangre, es importante mantener una buena higiene.

Siempre lava las frutas y vegetales. Cocina todas las carnes de modo que no observes ningún color rosado. Atiende todas las heridas, incluso el más pequeño rasguño, lava muy bien el área afectada empleando jabones antisépticos y utiliza antibióticos de uso tópico.

Utiliza siempre inyecciones y vacunas descartables y toma precauciones cuando tengas que tratar con un paciente infectado.

Mediante la adopción de medidas preventivas, disminuirás la probabilidad de contraer los gérmenes que causan infecciones en la sangre.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.