¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!

Cuál es la presión sanguínea normal en una mujer

Escrito por Matias Cohen | Fecha actualizada August 21, 2018

La hipertensión arterial (presión arterial elevada) es una de las enfermedades crónicas cardiovasculares más frecuente en los adultos. Por lo general, es más común en los hombres, aunque las mujeres no están exentas. De hecho, las enfermedades cardiovasculares son también la principal causa de muerte en las mujeres.

La presión arterial se mide a raíz de la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias. Cuando esta presión se encuentra elevada, como puede ocurrir por la densidad de la sangre, se puede diagnosticar un cuadro de hipertensión arterial.

La presión se mide en dos valores: sistólica y diastólica. La sistólica corresponde al número más elevado en la lectura de la toma de presión, y corresponde al momento en el que el se ejerce la presión máxima, cuando el corazón late y bombea sangre. La diastólica corresponde a la cantidad de presión que hay en las arterias ente un latido y otro, lo que se lee en los resultados como la presión más baja.

Entonces, ¿cuál es la presión arterial normal en una mujer? Por lo general, no existen valores diferenciales entre el hombre y la mujer (aunque en ellas se suelen registrar valores más bajos que en el hombre durante los primeros 50 años de vida), por lo que los valores de referencia para una presión normal es de 119 - 79 (sistólica y diastólica) o menos. Cuando los valores superan ese número se deberá encender la luz de alarma que indica que algo no anda bien. Si las mediciones superan valores de 140 - 90 el médico podrá sentenciar la presencia de hipertensión arterial.

Te puede interesar: ¿Qué es un paro cardiorrespiratorio?

¿Cuándo hay que preocuparse por la presión arterial?

Las recomendaciones mundiales apuntan a cuidar la salud cardiovascular durante toda la vida. Malos hábitos alimenticios, sedentarismo, alto consumo de sal, obesidad y tabaquismo son factores de riesgo que a lo largo de la vida van dejando secuelas que tarde o temprano se pagan caro.

La Sociedad Argentina de Hipertensión Arterial señala que, por lo general, las preocupaciones de la mujer respecto a su salud pasan principalmente por el área ginecológica. En tanto, si bien la mujer tiene valores de presión arterial menores a los hombres, con un menor riesgo cardiovascular, es luego de la menopausia que los valores de presión arterial se equiparan a los del hombre, aumentan los casos de hipertensión arterial y, con ellos, el riesgo de complicaciones cardiovasculares.

Te puede interesar: El porcentaje normal de grasa corporal para la mujer

¿Las hormonas tienen algo que ver en la presión arterial?

Existen evidencias científicas de que las hormonas femeninas juegan un rol fundamental en la fisiopatología de las enfermedades cardiovasculares.

Por ejemplo, es motivo de preocupación de aparición de una de estas enfermedades cuando existe un adelanto notorio en la edad de la menopausia, durante el embarazo se presentó diabetes gestacional o hipertensión, hubo antecedentes de síndrome ovario poliquístico e hipoestrogenismo hipotalámico, o bien factores de disfunción vascular, como migrañas, espasmo coronario, vasculitis o Fenómeno Raynaud.

¿Es común la presión baja en las mujeres?

La presión baja, o hipotensión, se presenta cuando los valores de presión arterial se encuentran por debajo de 90-60. Entre sus causas principales, se encuentran cuadros de deshidratación, como así también otros trastornos de mayor gravedad, para los que será necesario conocer la frecuencia de esos descensos bruscos, sumado a otros estudios médicos.

Por lo general, estas situaciones son propias de mujeres jóvenes. ¿Las causas? Cuando la mujer está en plena edad reproductiva, los estrógenos ayudan a mantener la circulación sanguínea con baja presión hasta después de la menopausia, lo cual promueve la dilatación de las arterias. Esto es de gran importancia durante el embarazo, cuando es necesario que aumente el flujo de sangre a la placenta.

Si los descensos de presión son muy esporádicos, no habrá de qué preocuparse. Sin embargo, será recomendable consultar con el médico cuando se acompañe de síntomas como mareos o aturdimiento, desmayos, visión borrosa, náuseas y vómitos, cansancio y fatiga, y desgano y falta de concentración.

Te puede interesar: ¿Qué significa un número bajo de glóbulos blancos?

Hipertensión arterial en el embarazo: ¿es peligroso?

La hipertensión en el embarazo es la primera causa de muerte materna y de morbimortalidad perinatal en el mundo. Afecta al 10% de las mujeres embarazadas y la mitad de éstos conllevan un alto riesgo.

Existen dos tipos de hipertensión en el embarazo: si la mujer ya padecía hipertensión antes del embarazo, se habla de una enfermedad crónica. En tanto, si se manifiesta después de la semana 20 del embarazo se la denomina hipertensión gestacional.

Los principales factores de riesgo que predisponen a la aparición de la presión elevada en esta etapa de la vida son sobrepeso u obesidad durante el embarazo, embarazos múltiples, estar embarazada después de los 40 años e historial de problemas en embarazos previos. En la mayoría de los casos, la hipertensión arterial en el embarazo requiere medicación.

¿Cómo cuidar la presión arterial en la mujer?

Cuidar la presión arterial es fundamental en cualquier etapa de la vida. Las enfermedades cardiovasculares continúan en aumento en todo el mundo y no existe una cura definitiva una vez que se presentan.

La Academia Nacional de Medicina de los Estados Unidos indica varios aspectos claves para tener una presión saludable:

  • Controlar el peso corporal.
  • No fumar
  • Incorporar frutas y verduras a la dieta y evitar los alimentos hiperprocesados.
  • Hacer ejercicio regularmente (al menos 30 minutos al día).
  • Disminuir o eliminar el consumo de sal.
  • Reducir el consumo de alcohol.
  • El yoga, la relajación y el mindfullness son grandes aliados para el cuidado de la salud.

Además, si ya pasó la barrera de los jóvenes 40 años, es recomendable sumar otras indicaciones:

  • Controlar la presión arterial al menos una vez por año.
  • Si los valores superan los recomendados, no es recomendable esperar: consultar al mpedico lo antes posible, ya que la hipertensión se puede controlar mucho más eficientemente cuando se detecta de manera temprana. 
  • Controlar la presión arterial de manera más frecuente si, además tiene diabetes, alguna enfermedad cardíaca, colesterol elevado, sobrepeso o problemas renales.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.