Cómo hacer costillas en 4 horas en una Crock-Pot

Escrito por Jennifer Loucks | Traducido por Mariana Groning
Cocinar costillas en una Crock-Pot es conveniente.
Ciaran Griffin/Stockbyte/Getty Images

Cocina las costillas en una Crock-Pot con calor húmedo para que la carne blanda quede tan blanda que se pueda cortar con un tenedor. Estas costillas requieren poco tiempo de preparación y no calientan la casa como las costillas cocidas en horno. Las costillas tienen poca carne alrededor del hueso, lo que hace difícil verificar la temperatura interna. Las costillas están bien cocidas a una temperatura de 160 grados Fahrenheit, cuando la carne se desprende fácilmente del hueso.

Mezcla el vinagre balsámico, la salsa Worcestershire, la mostaza, el azúcar morena, el polvo de chili, la sal y la pimienta en un tazón. Deja a un lado.

Corta las costillas en secciones de tres con un cuchillo filoso para disminuir el tiempo de cocción.

Vierte el aceite de oliva en un sartén grande y calienta a temperatura media. Coloca las secciones de costilla en el sartén y dora la carne por dos minutos. Voltea las costillas con unas pinzas y dora la otra parte por dos minutos.

Saca las costillas del sartén con las pinzas y coloca una capa en el fondo del Crock-Pot. Unta la salsa generosamente sobre las costillas. Repite con cada capa hasta que todas las costillas estén en el sartén. Vierte la salsa restante sobre las costillas.

Cierra la Crock-Pot y préndela en nivel "alto". Cocina las costillas por cuatro horas, o hasta que la carne se desprenda del hueso.

Revisa la temperatura interna en un área con bastante carne de una costilla para ver si es de 160 grados Fahrenheit.

Sirve las costillas en un plato. Haz más salsa para servirla con las costillas.

Consejo

Sustituye los ingredientes de la salsa por tu salsa barbecue favorita.