Cómo controlar los antojos de comida

Escrito por Carolyn Robbins | Traducido por Sofia Loffreda
Las dietas restrictivas posiblemente aumenten tu necesidad de comer.
Creatas/Creatas/Getty Images

Comer alimentos, especialmente dulces o grasos, activa una poderosa vía de recompensa en el cerebro diseñada para que repitas la experiencias placenteras. Cada vez que comes algo sabroso, la vía de recompensa se ​​ve reforzada, fortaleciendo tu necesidad de comer. El mismo circuito cerebral es involucrado en las adicciones a las drogas y alcohol, pero no puedes simplemente dejar la comida para disminuir tus impulsos. Afortunadamente, hay otros enfoques para manjear tu necesidad de comer.

Dirige tus emociones. Cuando eras una niña, posiblemente, tus padres te ofrecían un tratamiento para aliviar los sentimientos de soledad, miedo, aburrimiento o tristeza. El tratamiento de las emociones con la comida se convierte rápidamente en un hábito arraigado. Piensa en cuando tu impulso de comer es muy fuerte. ¿Surge cuando echas de menos a un amigo o cuando estás enojada con un compañero de trabajo? En lugar de llegar a una bolsa de pretzels, utiliza técnicas constructivas para hacer frente a tus sentimientos. Puedes ir a dar un paseo para disipar la ira o llamar a un amigo para aliviar la soledad.

Distráete. La hipnotizadora certificada, Erika Slater, directora de Free At Last Hypnosis, recomienda una técnica de visualización simple. Piensa en un recuerdo o una imagen que te da sensaciones positivas. Sostén la imagen en tu mente mientras respiras profundamente, inhala contando hasta cuatro y exhala contando hasta seis. Toca el interior de tu mano cerca del meñique mientras respiras. Repite el ejercicio cuatro o cinco veces o hasta que hayan pasado las ganas de comer.

Practica "urge surfing". Los adictos a las drogas y el alcohol aprenden una técnica llamada "urge surfing", que les ayuda darse cuenta y aceptar sus impulsos en lugar de evitarlos. La lucha contra los antojos, a menudo, aumenta las ganas de comer y da lugar a sentimientos de fracaso si sucumbes. Aceptar tu antojo en forma de pensamientos que no requieren acción puede darte un poco de desapego y permitir que ellos se disipen.

Trata a tu cuerpo con respeto. Los antojos y la urgencia de comer pueden ser el resultado de una dieta restrictiva, de acuerdo con Columbia Health. Si estás tratando de perder peso, no seas excesiva. Come comidas regulares y meriendas para mantener tu azúcar en la sangre estable. Incorpora todos los principales grupos de alimentos en tu dieta y evita los programas que requieren eliminar los carbohidratos o las grasas.