Cómo hacer una compresa caliente en casa

Escrito por Kimberly Johnson | Traducido por Ana María Guevara
Obtén alivio para el dolor con una compresa caliente casera.
Jupiterimages/Polka Dot/Getty Images

Después de una intensa rutina en el gimnasio, acurrucarte en la cama con una compresa caliente puede ser justo lo que el médico ordenó. La inflamación, tensión muscular y rigidez se disolverán con la deliciosa calidez. Si tu gabinete de medicina no incluye bolsas de agua caliente, no te molestes en ir a la tienda. Haz una compresa casera en segundos usando materiales que probablemente tienes a la mano.

Llena un tazón grande para microondas con alrededor de una pinta de agua. Enciende el microondas por un minuto y después retira al tazón del microondas. Usa guantes de horno si lo necesitas para manejar el tazón caliente o también puedes calentar el agua en una cacerola en la estufa por cinco minutos.

Coloca el tazón en el mostrador y sumerge un trapo de algodón limpio en el agua caliente hasta que esté saturado. Exprime el exceso de agua para que no gotee.

Dobla el trapo formando un rectángulo y rompe un pedazo de envoltorio plástico lo suficientemente grande como para cubrir el trapo. Coloca el envoltorio sobre el trapo para ayudar a sellar la humedad y el calor.

Coloca otro trapo de algodón seco sobre el plástico para evitar que se rompa y para absorber cualquier exceso de humedad. Si lo deseas, envuelve cinta médica alrededor de los bordes de ambos trapos y del plástico para mantener unida a la compresa.

Coloca la compresa sobre la parte del cuerpo adolorida con el trapo contra la piel. Aplica cinta médica o una venda elástica alrededor de esa parte del cuerpo y de la compresa para mantenerla en su lugar.

Deja la compresa puesta hasta que se enfríe a temperatura ambiente. Si lo deseas, calienta de nuevo el tazón de agua y sumerge de nuevo a la compresa. Aplica nueva cinta para volver a colocar la compresa en tu piel.

Consejo

Añade hierbas o aceites esenciales en el centro de la compresa doblada, si lo deseas. Añade 1 a 2 gotas de aceite de árnica para aliviar esguinces, magulladuras e hinchazón. Añade flores de manzanilla para dolores de oído, problemas de la piel y dolor en general.

Advertencias

No uses compresas calientes en piel perforada, rota o sangrante.

Prueba siempre al agua para asegurarte de que está caliente, pero sin quemar, antes de aplicar la compresa en tu piel.

Consulta a un médico si experimentas dolor severo.