Cómo vivir con el síndrome del olor a pescado

Escrito por eHow Contributor
El síndrome del olor a pescado puede ser una enfermedad embarazosa.
Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images

El síndrome del olor a pescado, también llamado trimetilaminuria o TMAU, es una extraña enfermedad genética en la que el cuerpo no puede descomponer la trimetilamina, que comúnmente se consume a través de la dieta. Las personas que padecen TMAU producen un desagradable olor corporal que se libera a través del sudor, la orina y el aliento y que huele a huevo podrido, basura, heces, orina o pescado en mal estado. Actualmente, no se conocen curas para la TMAU, pero es posible que las personas que padecen este síndrome lleven una vida relativamente normal.

Evita los alimentos que exacerban la TMAU, como los huevos, las legumbres, los suplementos de aceite de pescado, las vísceras, los derivados de la soja y cualquier otro producto rico en colina o lecitina.

Pregúntale a tu médico si una baja dosis de antibióticos puede ayudarte a tratar tu enfermedad. Las bajas dosis de antibióticos reducen la cantidad de bacterias en el tracto digestivo.

Prueba con laxantes suaves, como Metamucil, para reducir la permanencia de las heces en el colon, lo que les da menos tiempo para reaccionar con las bacterias que se alojan allí.

Usa jabones con un pH moderado de entre 5,5 y 6,5. Estos productos tienden a reaccionar con los químicos de pH elevado que causan el olor, neutralizando sus efectos en la piel.

Prueba con suplementos, tal como lo recomienda el Instituto Nacional de Investigación del Genoma Humano de EE. UU. Puedes probar: carbón activado, 750 mg, dos dosis diarias durante diez días; clorofilina de cobre, 60 mg, tres veces al día durante tres semanas o riboflavina, 30 a 40 mg, tres veces al día con las comidas.

Asiste a un grupo de ayuda para personas con TMAU. Como se trata de una afección poco frecuente, lo más probable será que encuentres un grupo en línea.

Consejo

La intensidad del olor de la TMAU varía según factores tales como la dieta, las hormonas y la percepción individual del olor.