Cómo utilizar una cánula nasal

Escrito por Ngozi Oguejiofo
Tubo de oxígeno.
Ablestock.com/AbleStock.com/Getty Images

El oxígeno puede ser transportado a través de varios sistemas. Uno de esos es la cánula nasal, un dispositivo plástico hecho con dos tubos salientes que se insertan en las fosas nasales y uno deslizante para ajustar la cánula nasal a tu rostro.

Cómo usar una cánula nasal

Reúne los materiales que necesitas. Estos incluyen la cánula nasal y el tubo de oxígeno, que debe estar conectado al medidor de flujo de oxígeno. Luego, lávate las manos para reducir el riesgo de contraer una infección.

Conecta la cánula nasal al tubo de oxígeno. Coloca el ritmo del flujo de oxígeno en los litros por minuto indicados por el médico en el medidor de flujo de oxígeno y coloca los tubos de la cánula nasal contra la piel para sentir y asegurarte de que el oxígeno está saliendo.

Coloca los tubos de la cánula nasal en las fosas nasales. Asegúrate de que los tubos curvos miren hacia arriba y sigan la curva natural de tus fosas nasales.

Coloca los tubos de la cánula nasal detrás de cada una de las orejas para mantenerla en su lugar y luego ajusta en el cuello empujando el tubo deslizante de la cánula debajo de tu barbilla hacia arriba o abajo, hasta que te sientas cómodo.

Consejo

Coloca un poco de gasa entre tu piel y los tubos de la cánula nasal para evitar que lastimen tu piel.

Advertencias

Coloca un cartel que diga: "No fume, uso de oxígeno" en tu puerta porque el oxígeno es altamente inflamable.