Cómo utilizar un machete

Escrito por Edwin Thomas

Los machetes son herramientas omnipresentes para abrir nuevos caminos, eliminar matorrales y cosechar cultivos como caña de azúcar. Las personas pueden trabajar en campos o selvas con machetes todo el día por tres simples razones. Primero, cuidan sus herramientas. Segundo, se mueven de una manera en la que se obtiene el mayor poder de corte con una mínima cantidad de energía. Tercero, no utilizan machetes para cortar cosas que son demasiado grandes.

Afilamiento y cuidados

Lubrica tu piedra de afilar con un poco de aceite de máquina o con agua con detergente para lavar platos.

¿Puedes ver el borde angulado de la cuchilla? Este es el ángulo biselado. Hazlo encajar con la cara de la piedra. Para una herramienta inteligente como un machete, este debería estar en un ángulo elevado de entre 15 y 25 grados.

Aplica presión moderada y pasa la cuchilla por la piedra. Haz esto de manera que la cuchilla se mueva lejos de ti por seguridad. Primero pasa un lado y luego el otro dando entre 12 y 20 golpes cada vez.

Limpia el aceite del machete luego de utilizarlo. Como lo usarás para cortar muchas plantas húmedas de pulpa leñosa, el acabado no durará mucho y la cuchilla se volverá propensa a oxidarse.

Uso y cuidado del machete

Comienza por una posición paralela y por fuera de lo que quieras cortar. Nunca deberías tener que dar vuelta tu muñeca ni tu brazo por fuera del objetivo.

Dirige con tu codo y corta en ángulo hacia abajo.

Realiza un golpe con la muñeca en el último momento.

Consejo

Trabajar con un machete afilado que no esté oxidado le ahorrará al usuario mucho esfuerzo a la larga. Siempre verifica el filo de tu herramienta antes de comenzar y al descansar y límpiala cuando termines de utilizarla.

Seguir los pasos 1 y 3 es fundamental para ahorrar fuerza y energía, ya que se hace el mayor uso posible de la gravedad y el peso del cuerpo y se evita cortar contra el sentido natural de la mayoría de las plantas.

Advertencias

Los machetes son para cortar arbustos ligeros. Para cortar plantas leñosas de tamaño medio se debería utilizar un hacha de mano.