Cómo utilizar un guante exfoliante para una piel hermosa

Escrito por Kimbry Parker
Usa un guante exfoliante para deshacerte de la piel seca y escamosa
Polka Dot Images/Polka Dot/Getty Images

Si deseas una piel hermosa y radiante pero en cambio estás condenada a una piel seca y escamosa, intenta utilizar un guante exfoliante. La exfoliación se deshace de las células de piel muerta y seca y revela una piel suave y uniforme. Un guante exfoliante es ligeramente grueso, lo que permite quitar efectivamente esa desagradable capa de piel. Entonces, ¿qué estás esperando? Toma tu guante, entra en la ducha y frota tu piel para una piel hermosa.

Abre la ducha o bañera para que se entibie y métete. Humedece todo tu cuerpo.

Toma el guante exfoliante y póntelo. Coloca aproximadamente un cuarto de gel de ducha en la palma de tu guante. Para aumentar el poder exfoliante, usa un gel de ducha exfoliante.

Comienza a frotar tu cuerpo con el guante. Hazlo de forma suave con movimientos circulares sobre tu piel, trabajando desde tu cuello y luego bajando hacia tus talones. No te vuelvas loca y frotes muy fuerte pues podrías irritar tu piel.

Enjuaga bien tu cuerpo con agua tibia. Luego de que te hayas secado, ponte humectante para suavizar aún más tu piel.

Consejo

Si estás usando un gel de baño exfoliante, deberías utilizar diferentes productos para tus pies, tu cara y tu cuerpo. Utiliza un exfoliante facial para tu rostro, un exfoliante de pies para los pies y un exfoliante corporal para el resto del cuerpo.

Puedes usar el guante exfoliante en tu cara también, sólo asegúrate de estar utilizando también un limpiador facial.

Escucha a tu piel. Puedes exfoliarte todos los días si tu piel lo tolera. Si notas que se te irrita la piel, disminuye la frecuencia y sólo utilízalo algunas veces por semana.