¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!

Cómo usar una solución salina en un nebulizador

Escrito por Luis Malavé | Fecha actualizada June 28, 2018

Usar solución salina en un nebulizador que tengas en casa es una manera excelente y segura para ayudar a aliviar la congestión pulmonar y liberar tus pulmones de la molesta flema.

Un nebulizador es un aparato que divide los medicamentos líquidos en muy pequeñas gotas, formando una especie de nube que es llevada hacia la boca y nariz del paciente a través de un tubo de plástico o goma unido a una boquilla o mascarilla.

Hoy en día se consiguen el farmacias muchos modelos portátiles de nebulizadores, muy compactos y eficientes.

Estos equipos están compuestos por un compresor metido dentro de la carcaza principal del nebulizador, que posee interruptores de encendido y apagado y un conector para la manguera de goma que lo unirá con una mascarilla o boquilla a usarse en la boca y nariz.

Lee también: ¿Cómo hacer un nebulizador de alto volumen?

Tiene además una cámara que se llena con el medicamento o solución a usarse para el tratamiento de la dolencia pulmonar y que actúa como una especie de vaporizador y dosificador del mismo.

En este caso, usar solución salina en un nebulizador, sin otro aditivo, ayuda a aflojar la mucosidad en los pulmones para que pueda ser expulsada a través del mecanismo de la tos.

También puede calmar la garganta y las vías respiratorias que se hayan irritado por toser demasiado.

Dado a que una solución salina es simplemente agua salada esterilizada y un medicamento real, su uso es completamente seguro y libre de efectos secundarios.

Si bien lo ideal es usar este equipo con un fármaco recetado por tu médico especialmente diseñado para liberar tus vías respiratorias, disolver la flema y aliviar la tos o inflamación de los tejidos pulmonares, es posible que en ocasiones no tengas a la mano estos medicamentos y necesites un alivio, aunque sea temporal.

Después de todo, no hay nada más peligroso y molesto que una vía respiratoria total o parcialmente cerrada, que provoca síntomas como falta de aire, tos o silbidos.

En casos severos, una persona que sufre de esta afección puede tener un tinte azulado en su piel o experimentar confusión, respiración rápida o dolor de pecho.

Las retracciones intercostales, que ocurren cuando tu piel se hunde entre tus costillas durante la ingesta de aire, también pueden ser una señal de una vía respiratoria constreñida.

Vamos a mostrarte entonces cómo usar solucion salina en un nebulizador en la comodidad de tu hogar.

Arma tu equipo adecuadamente

La mayoría de los equipos caseros para nebulizar son muy sencillos en su funcionamiento y armado.

En términos generales y para la mayoría de los modelos, solo tienes que desenroscar la tapa del frasco de solución salina estéril y vertir todo su contenido en la taza del nebulizador.

La taza es la parte inferior de tu nebulizador donde se coloca la medicación normalmente usada para el asma, tos o cualquier otra dolencia para la que el médico te haya recetado algún fármaco.

Une el tubo de goma flexible que sale de la mascarilla del nebulizador, empujándolo hacia la protuberancia de plástico en el fondo de la taza.

De ser posible siéntate en posición vertical en una silla o en tu cama y enciende el compresor de tu equipo. El interruptor on/off será el único conmutador en el compresor y debe ser fácil de encontrar.

Coloca tu boca sobre la boquilla o la máscara sobre tu rostro y respira profundamente sin prisa, hasta que no salga más niebla de la boquilla.

En este momento se habrá acabado totalmente la solución salina y con suerte la flema se habrá disuelto lo suficiente para aliviar tu tos.

Limpia tu equipo después del uso

Separa el tubo del nebulizador. Deja que el compresor funcione hasta que toda la humedad en el interior del tubo se haya ido y luego apágalo.

La limpieza de tu equipo después de su uso, por muy breve o simple que sea, es sumamente importante.

Desmonta el nebulizador y lava todas las piezas con agua tibia y jabón.

Te recomendamos: ¿Con qué frecuencia puede usarse un nebulizador?

Deja que las piezas se sequen completamente sobre una toalla de papel limpia antes del próximo uso.

Esto es muy importante para evitar que alguna bacteria se quede en las paredes de la mascarilla o boquilla y convierta a estos implementos en un foco de contaminación para otras personas que usen el equipo o para el mismo paciente.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.