Cómo usar una mochila de hidratación

Escrito por Contributor
Cómo usar una mochila de hidratación.
Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Ya sea que estés paseando en bicicleta por un camino campestre, practicando senderismo en una montaña o esquiando en una pista remota, permanecer hidratado es la clave para alcanzar tu máximo rendimiento y tu seguridad. Llevar abundante agua evitará que tengas que regresar temprano o deshidratarte. Una mochila de hidratación, la cual contiene una vejiga de agua conectada a un tubo de succión, es una forma conveniente y cómoda para transportar agua y beberla mientras estás en movimiento.

Escoge una mochila de hidratación que se ajuste a tus necesidades. Para excursiones o viajes más largos, querrás una mochila de mayor tamaño que contenga más agua y posea más bolsillos para refrigerios. Las marcas populares incluyen CamelBak y The North Face, pero existen muchas otras.

Lava la vejiga antes de usarla. Si huele a humedad o ha estado con agua durante más de un día o dos, límpiala con un kit de limpieza para mochilas de hidratación, el cual incluye pastillas y un cepillo.

Llena la vejiga con agua limpia y filtrada. Asegúrate de que la parte superior está firmemente ajustada antes de volver a introducirla en la mochila.

Coloca la mochila sobre tu espalda, y si lo deseas, fija las correas alrededor de tu pecho y cintura para mantener la mochila ajustada a tu cuerpo.

Ajusta la palanca del tubo de succión en la posición "on" (activado), la cual permitirá que el agua fluya.

Muerde suavemente el extremo del tubo y succiona como lo harías a través de una pajilla. El agua debería fluir hacia tu boca.

Enjuaga la vejiga con agua caliente una vez que vuelvas de tu aventura al aire libre. Succiona el agua que permanece en el tubo y cuélgalo con la parte superior de la vejiga abierta para permitir que se seque completamente.

Consejo

Si eres mujer, busca un modelo de mochila de hidratación diseñado para mujeres, ya que es más probable que se ajuste con comodidad a tu complexión menor. Presta atención a la ubicación del extremo de tu tubo de succión. Es fácil perderle el rastro y dejar que se ensucie. Si esto ocurre, exprime un poco de agua del tubo y enjuágalo antes de colocarlo en tu boca.

Advertencias

No planees un viaje que puede requerir más agua de la que es capaz de contener la vejiga de tu mochila de hidratación.