Cómo usar una lámpara de calor infrarroja

Escrito por Jennifer Brister
Infrared heat lamps are a good alternative to traditional pain medication.

La terapia con infrarrojos es una de las formas más fáciles y efectivas de tratar el dolor sin medicamentos. Las lámparas infrarrojas irradian calor a las zonas de dolor de los músculos sin perturbar el aire que te rodea. Las lámparas de infrarrojo lejano rompen el espectro de radiación, permitiéndote regular la intensidad de la frecuencia. Existen muchos tipos de lámparas infrarrojas y la mayoría de ellas son relativamente fáciles de usar.

Ubica la lámpara infrarroja a por lo menos 18 pulgadas de tu piel en la zona del cuerpo que te duele. No dejes que nada toque la lámpara, como cortinas o ropa de cama.

Verifica que la lámpara esté cercada con sus escudos o pantallas. Si las bombillas no están cubiertas, el intenso calor puede hacer que se rompan.

Enciende la lámpara y deja que irradie tus músculos doloridos durante 20 a 30 minutos. El calor es bastante intenso, así que si notas que te empieza a quemar la piel, apaga la lámpara inmediatamente.

Advertencias

Nunca manipules directamente las bombillas de la lámpara infrarroja. No utilices una lámpara infrarroja para calmar el dolor si tienes un historial de presión arterial alta o escasa circulación sanguínea.