Cómo usar un vaporizador facial

Escrito por Contributing Writer
El vaporizador facial Conair es popular entre las consumidoras.

Los avances de la tecnología y la industria cosmética hacen posible que muchos de los procedimientos en el consultorio, como los tratamientos faciales, se puedan hacer en casa. Puedes comprar mascarillas, humectantes profundos, tratamientos e incluso equipos de salones de belleza a un precio razonable. Uno de los productos más recientes que se introdujeron en el mercado es el vaporizador facial. Utiliza pilas o una toma de corriente y agua para encender y operar tu vaporizador facial. Con el conocimiento adecuado y algunos elementos más, estarás lista para usar tu vaporizador facial y disfrutar de un relajante tratamiento en cuestión de segundos.

Cómo usar un vaporizador facial

Prepara tu rostro. El propósito del vaporizador facial es dilatar los poros. Puesto que estás abriendo tus poros, tu piel se vuelve susceptible a la suciedad u oleosidad sobre su superficie. Limpia correctamente tu cara para evitar el acné o poros tapados. Lávate el cutis con un limpiador facial y sécalo suavemente con una toalla.

Prepara el vaporizador. Obsérvalo para averiguar si necesita pilas o si se conecta a una toma de corriente. Si funciona a pilas, pónselas. Si utiliza una toma de corriente, ubica el vaporizador facial cerca del enchufe que vas a utilizar. Llena un recipiente medidor con aproximadamente 1 taza de agua. Localiza el depósito y llénalo de agua. Ten cuidado de no añadir demasiada cantidad. Evita que se desborde.

Junta todos los elementos extras. Necesitarás varios artículos adicionales cuando utilices tu vaporizador, algunos para usar durante y otros para después de vaporizar tu rostro. Reúne una toalla grande, un tonificador, una crema humectante, bolas de algodón y tu máscara facial favorita. La toalla tiene que ser lo suficientemente grande como para cubrir los hombros y la cara. También debe ser lo suficientemente larga como para que cubra tu espalda cuando te la pongas sobre tu cabeza.

Utiliza el vaporizador. Ahora que estás lista y tienes tu cutis preparado, es hora de usar el vaporizador. Conéctalo en un enchufe, si es necesario, y enciéndelo. En tan sólo uno o dos minutos tu máquina debería ponerse en funcionamiento y empezar a liberar vapor. Una vez que éste empiece a salir, ponte la toalla sobre tu cabeza y sobre el vaporizador para encerrar el vapor. Tu rostro debe estar de 8 a 12 pulgadas (20,32 a 30,48 cm) de distancia del aparato. Deja que el vapor abra tus poros de 5 a 10 minutos.

Termina tu sesión. Una vez que tu rostro se haya vaporizado, exfólialo suavemente y enjuágalo. Sécalo con una toalla. Aplícate tu máscara favorita y deja que se seque. Lávate la cara con agua tibia y luego con agua fría. Sécate nuevamente el rostro. Embebe una bola de algodón en tónico y aplica este último sobre tu cara. Prosigue con tu humectante favorito. Disfruta de tu nueva piel resplandeciente.

Consejo

Añade aceite aromático al agua antes de verterla en el vaporizador facial para lograr un efecto de aromaterapia. El aceite de árbol de té puede ser utilizado para la piel propensa al acné y el aceite de lavanda se puede emplear para todos los otros tipos de piel.

Advertencias

No te olvides de apagar el vaporizador facial después de usarlo. Si está conectado a una toma de corriente desenchúfalo, y si se usa con pilas asegúrate de apagarlo.