Cómo usar un cepillo de dientes para exfoliar tu piel

Escrito por Sarah Morgan
Exfolia la piel con un cepillo de dientes en la ducha.

Si las células muertas están dando a tu piel una apariencia apagada y no uniforme, usa un cepillo de dientes para exfoliar todo tu cuerpo. La exfoliación es el proceso por el cual las células muertas se desprenden, y las nuevas salen a la superficie. Las nuevas células tienen aceites esenciales y lípido que hace que tu piel esté más radiante y suave. Usa un cepillo de dientes, en combinación con una mezcla exfoliante, para exfoliar todo tu cuerpo una o dos veces a la semana para tener una piel más sana y brillante.

Mezcla azúcar moreno y aceite en una taza hasta que todos los ingredientes estén completamente unidos. Métete en la ducha y lava tu cuerpo con un gel de ducha. Enjuágate cuidadosamente con agua corriente.

Sumerge tu cepillo de dientes nuevo en la mezcla exfoliante y frota suavemente todo tu cuerpo. Empieza en los talones y sigue hacia arriba hasta llegar al cuello. Usa un movimiento circular para desprender correctamente las células de piel.

Cambia a tu cepillo de dientes viejo y usado para exfoliar tu cara, ya que las cerdas serán más suaves y más ligeras. Sumerge el cepillo de dientes en la mezcla exfoliante y frota suavemente toda tu cara con un movimiento circular. Empieza en tu frente y sigue hacia abajo hasta llegar al cuello.

Enjuaga la mezcla exfoliante de tu cuerpo con agua corriente tibia.

Consejo

Hidrata tu piel inmediatamente después de exfoliarla, mientras aún está húmeda, para fijar la hidratación y proteger las nuevas células de la piel.

Advertencias

Si tienes la piel sensible, no uses un cepillo de dientes para exfoliar tu cara, o puedes causar irritación y escamas. Usa una toalla caliente en su lugar para exfoliar la piel facial sensible.