Cómo usar peróxido de hidrógeno para limpiar los oídos

Escrito por Kristina Tunzi

Si estás experimentando algún tipo de dolor o zumbido en los oídos, probablemente sea causado por una acumulación de cera, o cerumen, en los mismos. Si bien la mayoría de las personas eliminan esa acumulación con bastoncillos de algodón, este no es el método más seguro o eficaz e incluso puede empujar el cerumen aún más profundo dentro del canal. El peróxido de hidrógeno es un compuesto químico común que ablanda la cera y es una opción de limpieza económica.

Empapa una bola de algodón en peróxido de hidrógeno. Da vuelta la botella hasta que la solución atraviese hacia el otro lado y humedezca tus dedos.

Coloca una toalla bajo tu cabeza y recuéstala sobre un lado. Aprieta la bola de algodón sobre la abertura del oído, hasta que unas 8 a 12 gotas se hayan deslizado dentro del canal.

Deja que la solución empape el canal del oído durante unos 10 o 15 minutos. Es normal si experimentas un sonido de efervescencia o un burbujeo, a medida que el peróxido de hidrógeno interactúa con la cera.

Date vuelta y permite que la solución salga del canal auditivo. Repite los pasos 1 al 3 en el otro oído.

Consejo

El peróxido de hidrógeno también se puede utilizar de la misma forma para tratar una infección auditiva.

Advertencias

No viertas peróxido de hidrógeno en tus oídos si piensas que tienes un tímpano perforado. Si la acumulación de cera es excesiva o experimentas algún dolor mientras sigues estos pasos, consulta a un médico.