Cómo usar calor para tratar el dolor de cuello

Escrito por eHow Contributor
Usa calor para tratar el dolor de cuello.

El dolor de cuello provocado por una mala postura, tensión crónica o estrés puede aliviarse mediante el empleo de calor. Éste también es útil para los problemas crónicos, como la osteaoartritis. El calor puede ayudar a disminuir el dolor de cuello mejorando la circulación en la zona, reduciendo los espasmos musculares y relajando el agarrotamiento de los músculos. Sigue leyendo para enterarte de cómo usar el calor para tratar el dolor de cuello.

Usa calor para aliviar el dolor de cuello

Elige el tipo de aplicación de calor que funcione mejor para ti. Puedes darte duchas calientes o usar una almohadilla térmica directamente sobre la zona.

Usa el calor húmedo para tratar el dolor de cuello. Puedes humedecer con agua caliente una toalla, y luego recostarte en una cama o un sofá, aplicando la toalla en la nuca y hombros.

Para obtener una mejor respuesta, aplica alternativamente calor y frío. Si hay inflamación en el área, usa compresas frías hasta que baje la inflamación y luego pasa al calor. La hinchazón desaparecerá por completo en por lo menos 48 horas.

Date un baño caliente. Agrega aceites o sales al agua, eligiendo las medicadas que se han formulado especialmente para reducir el dolor. Puedes encontrarlas en cualquier farmacia o en tiendas naturistas.

Compra productos que generen calor para aliviar el dolor de cuello

Busca productos que generen calor por contacto, como determinados aceites o ungüentos creados especialmente para hacer masajes o para controlar el dolor. Esto puede ayudarte a aliviar el dolor con mayor rapidez.

Considera la posibilidad de comprar una almohadilla eléctrica con la que te envuelvas los hombros y la uses mientras trabajas en la computadora o miras la televisión.

Compra un masajeador automático a baterías que genere calor. Es especialmente útil si quieres tratar un dolor de cuello que se extiende hacia los hombros y la parte superior de la espalda, ya que el aparato genera alivio en un área grande.

Advertencias

La aplicación de calor puede producir un sentimiento instantáneo de alivio del dolor. Si el dolor empeora o te hace sentir incómodo, detén del todo la aplicación y busca atención médica, ya que esto puede indicar un problema más serio. No recalientes la almohadilla antes de aplicarla en la zona. Cuando uses una almohadilla eléctrica para tratar el dolor de cuello, debes sentir calor y a la vez sentirte cómodo. Evita usar calor sobre un área hinchada o que haya sangrado. No uses calor si tienes una herida cortante o algún tipo de lastimadura abierta en la piel.