Cómo tratar una extremidad amputada durante los primeros auxilios

Escrito por Contributor
Image Source/Digital Vision/Getty Images

Una amputación se produce cuando se extirpa por completo una parte del cuerpo. Se trata de una herida traumática de gravedad; el paciente debe recibir tratamiento para el estado de shock y trasladarse inmediatamente fuera del campo y hacia un hospital.

Trata el sangrado y el estado de shock

Lávate bien las manos con jabón y agua desinfectada.

Ponte guantes de látex para prevenir que se propaguen las enfermedades contagiosas.

Aplica presión directa y eleva el muñón para detener el sangrado. Las amputaciones pueden sufrir desde un sangrado leve a uno muy severo. Lee "Cómo detener un sangrado leve durante los primeros auxilios" y "Cómo tratar un sangrado severo durante los primeros auxilios".

Trata el estado de shock de la persona herida. Mira "Cómo tratar un estado de shock".

Si la presión directa y la elevación no controlan el sangrado, entonces aplica un torniquete. Lee "Cómo hacer y aplicar un torniquete durante los primeros auxilios".

Limpia y venda la herida

Prepara una solución desinfectante de 1 onza (30 ml) de solución de iodo providona y 1 litro de agua desinfectada. Mira "Cómo desinfectar agua".

Deja la solución desinfectante a un lado por unos cinco minutos.

Introduce la solución desinfectante en una jeringa de irrigación.

Sostén la jeringa perpendicular a la herida, más o menos a 2 o 3 pulgadas (5,08 o 7,62 cm) por encima de ella. Orienta la jeringa e inclínate para que la solución ingrese a la herida y se drene de la abertura.

Presiona el émbolo para despedir una corriente potente de solución.

Repite la irrigación usando 1/2 o 1 litro de solución. Quizás necesites usar más si la herida está particularmente sucia.

Enjuaga la herida abundantemente con agua desinfectada porque la solución desinfectada podría irritar la piel si permanece allí.

Vuelve a controlar la herida para ver si sangra, ya que los coágulos de sangre podrían haberse desplazado. Quizás debas aplicar presión para detener el sangrado. Lee "Cómo detener un sangrado leve".

Controla la ropa y la zona alrededor de la persona herida para asegurar que su piel no esté expuesta a una solución desinfectante por un largo período de tiempo, ya que eso podría provocar ardor.

Deja la herida abierta (no intentes cerrarla), pero cúbrela con una venda gruesa. Mira "Cómo vendar una herida durante los primeros auxilios".

Evacua inmediatamente.

Administra dosis altas de antibióticos orales o intravenosos si la evacuación se retrasa más de dos horas.

Salva la parte del cuerpo amputada

Enjuaga la parte del cuerpo amputada con agua desinfectada. Lee "Cómo desinfectar agua".

Envuelve la parte amputada en una gasa seca y esterilizada.

Coloca la parte del cuerpo envuelta en una bolsa de plástico limpia, a prueba de agua y séllala.

Coloca la bolsa de plástico sellada en agua con hielo, procurando que el agua no entre a la bolsa y que la extremidad no se humedezca. No pongas la extremidad en hielo, pues podría congelarse o lastimarse con el frío.

Transporta la parte del cuerpo al hospital junto con la persona herida.

Advertencias

Las enfermedades infecciosas como las de transmisión sexual y la hepatitis se transmiten mediante el intercambio de fluidos corporales. Protégete usando guantes de látex. Usa gafas o anteojos para protegerte de los chorros de sangre o fluidos. Usa una máscara quirúrgica para prevenir la propagación de otras enfermedades. Si no tienes guantes, ni una máscara quirúrgica o gafas, entonces improvisa colocando tu mano en una bolsa de plástico, usando gafas de sol y cubriendo tu boca con un pañuelo. Sólo aplica un torniquete en la herida si la muerte por sangrado es inminente. El uso incorrecto del torniquete puede conducir a la pérdida de la extremidad, es por eso que nada más deben emplearlos aquellos que estén entrenados adecuadamente. El propósito de esta información no es emplearse como reemplazo para el tratamiento o consejo médico profesional.