Cómo tratar un músculo trapecio inflamado

Escrito por Sandra Ketcham
El movimiento repetitivo puede causar inflamación del músculo trapecio.
Jupiterimages/Comstock/Getty Images

El músculo trapecio va desde la base de la cabeza a los hombros. Debido a su ubicación y su papel en el movimiento del cuello y los hombros, el trapecio es propenso a la inflamación causada por el uso excesivo y lesiones por estrés repetitivo. El dolor y la debilidad pueden acompañar a una inflamación del músculo trapecio, y los síntomas pueden empeorar con el uso continuado después de la lesión. Por lo general, la inflamación que afecta sólo al músculo trapecio se desarrolla en respuesta a un esfuerzo excesivo, trauma o lesión directa.

Descansa los músculos afectados y evita participar en actividades repetitivas que puedan haber provocado la inflamación.

Aplica hielo en el músculo durante las primeras 48 horas para reducir el flujo de sangre al área y aliviar la inflamación. MayoClinic.com recomienda el uso de una bolsa de hielo comercial o envolver una bolsa de hielo en una toalla fina y apoyarla en la zona inflamada durante unos 20 minutos cada dos horas. No apliques el hielo directamente sobre la piel.

Usa calor para estimular la cicatrización después de las primeras 48 horas. Una almohadilla térmica aplicada a tu cuello y hombro durante 20 minutos cada dos horas puede aflojar los músculos y mejorar su rango de movimiento. Un masaje suave de la zona también puede ser beneficioso.

Toma medicamentos antiinflamatorios de venta libre, como naproxeno o ibuprofeno, para aliviar el dolor y disminuir la inflamación. Los relajantes musculares y analgésicos más fuertes están disponibles con receta si los medicamentos de venta libre no ayudan.

Sométete a una evaluación completa si hay inflamación muscular crónica o discapacitante, o si sufres de otros síntomas. Algunos trastornos médicos pueden causar la inflamación del músculo trapecio, y estos deben ser descartados o tratados.

Asiste a las sesiones de terapia física o haz ejercicio prescrito por un fisioterapeuta para fortalecer el músculo trapecio, estimular la curación completa y evitar lesiones futuras. El estiramiento y entrenamiento con pesas puede mejorar la fuerza y ​​la flexibilidad de tus músculos, pero sólo debería llevarse a cabo bajo la supervisión de un profesional si el músculo es propenso a las lesiones.