Cómo tratar un esguince de cuello

Escrito por eHow Contributor
Trata el esguince de cuello.

El cuello es propenso a los esguinces, debido a que es el área menos protegida de la columna vertebral y soporta la mayoría de los esfuerzos. Si te has dañado un músculo, tendón o ligamento en el área del cuello y se han descartado las condiciones más graves con las vértebras o los nervios, se puede tratar el esguince de manera eficaz y probablemente sanar por completo en unos pocos días.

Contener el dolor

Relájate inmediatamente después de un esguince para obtener los mejores resultados.

Toma medicamentos de venta libre como la aspirina o el ibuprofeno, para ayudar a reducir la inflamación que causa el dolor.

Coloca hielo en el área lesionada para el alivio inmediato del dolor y la supresión adicional de la inflamación. Usa alternativamente el hielo durante 20 minutos y 40 minutos de descanso. Una almohadilla de gel flexible te da una gran cobertura en el cuello.

Utiliza un antiinflamatorio tópico de gel que lo puedes encontrar en el pasillo de primeros auxilios en tu supermercado o farmacia para aliviar el dolor en momentos en que una bolsa de hielo es demasiado engorroso.

Evitar una repetición

Continúa el tratamiento antiinflamatorio durante al menos 3 días después de la lesión, con el fin de evitar una recaída

Trata el dolor del cuello aumentando tu libertad de movimiento en esa área. Consigue un libro de "estiramientos" y hazlos todos los días (ve Recursos más adelante).

No hay texto

Consejo

Los esguinces pueden ser causados ​​por movimientos repentinos, repetitivos o un esfuerzo excesivo, como levantar objetos pesados. Guarda el paquete de gel en el refrigerador para un uso más cómodo. Que esté lo suficientemente frío como para que funcione, pero no tan frío como para que te "quemes".

Advertencias

Coloca una toalla entre la piel y bolsas de hielo muy frías para la protección. No tienes que hacer esto si utilizas un paquete de gel refrigerado. Si el dolor aumenta o se extiende a otra área, consulta a un médico o quiropráctico de inmediato. Si el dolor persiste o se hace más fuerte después de unos pocos días, consulta a un médico o quiropráctico. Un esguince de cuello puede ser un signo de otros problemas de salud. Si vuelve a aparecer el dolor de cuello, consulta a un profesional sanitario. Toma todos los medicamentos según las indicaciones.