¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!
x

Cómo tratar un absceso con remedios caseros

Escrito por Luis Malavé | Fecha actualizada June 14, 2018
Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images

Un absceso cutáneo es una cavidad llena de pus en la piel, que se produce cuando las glándulas sebáceas o sudoríparas se infectan, los folículos pilosos se inflaman o se hacen grietas en la piel.

Los abscesos ocurren con mayor frecuencia en las axilas, la ingle o alrededor de las áreas de la vagina y/o el ano, alrededor de un diente o en la base de la columna vertebral.

También pueden aparecer en la cara, especialmente en complicaciones de granos de acné.

Te recomendamos leer: ¿Cómo se desarrolla un absceso?

Un absceso cutáneo es descrito como un bulto blando, cálido y de color rosa a un rojo intenso, que se llena de pus e impurezas.

Cuando el absceso cutáneo ocurre en el área de los folículos pilosos, se les conoce como furúnculos o nódulos llenos de pus.

A menudo se hinchan y duelen, situados debajo de la piel como un bulto que más tarde forma una cabeza de pus e impurezas.

Los pequeños abscesos o furúnculos pueden ser tratados en casa mientras que los grandes deberían ser drenados por un experto en salud.

Si tienes abscesos cutáneos o furúnculos, hay algunos pasos básicos muy eficaces que puedes tomar para tratarlos con remedios caseros.

Tratamientos caseros para abscesos

Usa calor, el número uno en remedios caseros para el tratamiento de abscesos, pues lo lleva a su punto crítico y facilita su drenaje.

Coloca un paño limpio mojado en agua caliente sobre el furúnculo durante 20 minutos al menos tres veces al día.

Rota diferentes paños para mantener un calor constante. Las compresas calientes llevarán el absceso a su punto crítico.

Punza el absceso una vez que ha madurado. Aunque no es el remedio casero más atractivo, punzar un absceso o hervirlo es muy sencillo.

Simplemente esteriliza la cabeza de un alfiler o una aguja con alcohol o una llama, haz un agujero en la cabeza del absceso y permite que el pus drene. Puede que tengas que ejercer presión para conseguir que el pus drene.

Aplica un ungüento antibiótico una vez hayas drenado el pus, y venda el absceso. Una pomada a base del antibiótico bacitracina se utiliza comúnmente como un remedio casero y funciona bien para el tratamiento de una punción de abscesos.

Sigue usando compresas calientes un par de veces al día durante al menos tres días para asegurarte de que todo el pus del absceso se drenó.

Aplica un vendaje limpio cada vez que termines de usar una compresa.

Tratamiento casero con sales de Epsom

Llena un cubo de plástico con agua caliente y añade media taza de sales de Epsom. Revuelve el agua y las sales con tu mano hasta que estas se hayan disuelto.

Empapa un paño con la mezcla de agua y sales de Epsom. Tiene que estar completamente saturado.

Mantén el paño empapado en tu absceso. Trata de mantenerla en el sitio por 10 a 15 minutos.

Repite el tratamiento hasta cuatro veces cada día. Cada vez puedes dejar el paño empapado por unos 15 minutos.

Cosas a considerar con los tratamientos caseros de abscesos

Hay algunos abscesos en los que un remedio casero no es bueno, como aquellos ubicados en el labio, la nariz, las axilas, la ingle o en los senos de una mujer que amamanta.

Estos casos deben ser tratados por un médico que decidirá el método de tratamiento y posiblemente recetará antibióticos y antiinflamatorios.

Además, independientemente de su ubicación, un absceso que tiene líneas rojas que se irradian hacia fuera debe ser tratado por un médico.

Nunca se debe apretar un absceso que se encuentra cerca de los labios o la nariz. La infección puede propagarse al cerebro.

Si tienes alguna preocupación de que el absceso no esté sanando correctamente, ponte en contacto con tu médico inmediatamente.

Advertencias

Dejar sin tratamiento o apretar el absceso o furúnculo puede expandirlo al tejido bajo la piel y entrar en el torrente sanguíneo, lo cual puede causar una fiebre.

Lee también: ¿Cómo deshacerte de los abscesos en la zona del vello púbico?

Si los abscesos son recurrentes esto podría ser una señal de otros problemas de salud, tales como un sistema inmune debilitado por una mala alimentación, la diabetes u otras enfermedades graves como el cáncer y el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA).

Los abscesos más grandes de un centímetro o los que son recurrentes deberían ser tratados por un profesional de la salud.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.