Cómo tratar riñones agrandados

Escrito por Virginia Franco
Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

El agrandamiento de un riñón puede presentarse por varias razones, desde una enfermedad renal poliquística hasta hidronefrosis o incluso la ausencia de un riñón que hace que el otro aumente de tamaño. El tratamiento para los riñones agrandados dependerá de la condición médica subyacente que provocó su agrandamiento.

Considera la posibilidad de una cirugía para la extirpación de quistes si el riñón se ha agrandado debido a la enfermedad poliquística renal (EPR). No existe cura para la EPR, pero la extirpación de los quistes ayuda al paciente a sentir menos malestar. Un transplante de riñón es también una última opción para los pacientes con EPR.

Consigue una receta médica para una dosis baja de antibióticos, que puedan tomarse diariamente, para tratar las infecciones del tracto urinario si al paciente se le ha diagnosticado hidronefrosis. La hidronefrosis es una condición médica en la cual los riñones se agrandan debido a que el tracto urinario está obstruido, lo que provoca que el flujo de orina se aminore y ejerza presión sobre los riñones. También puedes optar por la cirugía para aliviar la obstrucción cuando otras alternativas no mejoran el flujo de orina.

Toma antibióticos para tratar la pielonefritis, que es una infección que se propaga desde la vejiga hasta la uretra y a los riñones y puede causar que uno o ambos se agranden. Debes hacerte un análisis de orina para determinar con exactitud qué antibiótico puedes tomar. Generalmente, la pielonefritis se resuelve con antibióticos y los riñones vuelven a tener su tamaño normal.

El control es realmente la clave para el tratamiento de un riñón agrandado porque el mismo tiene que realizar doble trabajo. Cuando a una persona le falta un riñón, ya sea por extirpación o por haber nacido sólo con uno, es natural que el otro riñón adquiera un mayor tamaño por filtrar más orina.

Consejo

Los pacientes con EPR deben ser cuidadosos al elegir las actividades físicas que realizarán. Los deportes de contacto, como el fútbol, el hockey y el baloncesto, ponen a los pacientes con EPR en riesgo de ruptura o desgarro de un quiste. Para aquellos que tienen riñones muy grandes, los deportes que zarandean el cuerpo (como el atletismo, por ejemplo) pueden resultar muy dolorosos. Hay que elegir los deportes para cada paciente individual y con el consentimiento de su médico.

Advertencias

Consulta siempre a un médico si presentas cualquier síntoma de agrandamiento renal. Casi siempre, el médico ordenará una ecografía para descartar la presencia de un tumor que pueda estar imitando los síntomas de esta afección.