Cómo tratar rápidamente los talones agrietados

Escrito por Mimi Abney
Termina rápidamente con los talones agrietados

Los talones agrietados son enemigos de los pies a la moda. Secas y algunas veces dolorosas, estas fisuras en los talones son frecuentes en las personas mayores y en aquellos que están constantemente de pie. Cuando la piel se reseca debido al clima frío, los talones agrietados suelen ser el resultado antiestético. Para tener los pies suaves y listos para las sandalias, realiza estos tratamientos caseros que solucionarán rápidamente tus talones agrietados.

Llena la palangana con agua tibia y jabón. Sumerge tus pies en la mezcla jabonosa. Déjalos en remojo durante al menos 20 minutos. No frotes tus pies con la piedra pómez durante este proceso. Una vez que la piel agrietada de tus talones se ha suavizado, saca los pies del agua.

Frota suavemente tus pies con una lima de durezas o piedra pómez. Raspa repetidamente tus talones hasta eliminar de manera significativa la piel muerta. Ten cuidado de no lastimar tus pies con la lima de durezas. Sécalos bien con una toalla. Si padeces diabetes o una infección fúngica, consulta a tu médico antes de realizar este paso. Limpia la lima con un jabón suave, luego aplica alcohol o una solución bactericida para su esterilización.

Humecta varias veces. Aplica manteca de karité, vaselina o aceite de oliva directamente sobre tus talones. Repite este paso para evitar que la piel de la parte inferior de tus talones vuelva a agrietarse. Cada noche, antes de ir a la cama, aplica otra capa generosa de humectante para curar la piel de los talones mientras duermes. Usa unas medias de algodón para fijar el aceite en tu piel.

Aplica fruta fresca y jugo de limón en tus pies para mimarlos un poco más. Si aún queda piel seca en tus pies luego de humectarla, aplica jugo de limón con un plátano maduro o una piña triturada en tus talones. Deja que esta mezcla de frutas actúe en tus pies durante 10 minutos. A continuación, aplica una capa de humectante para suavizar tus talones.

Consejo

Repite los pasos anteriores cada noche para terminar con los talones agrietados. Visita a tu pedicuro todas las semanas para mantener tus pies suaves todo el año. Exfolia tus talones a diario para evitar que las fisuras vuelvan a aparecer. Mantén tus pies limpios y secos para evitar infecciones fúngicas. Los talones agrietados pueden ser una consecuencia del sobrepeso.

Advertencias

Evita caminar descalzo sobre pisos de madera dura y superficies rígidas. Los zapatos de suela delgada, las pantuflas sin talón y las chancletas puede causar mayor presión en tus talones. Si usas este tipo de calzado con frecuencia, tus talones pueden agrietarse.