Cómo tratar quemaduras menores en casa

Escrito por Contributor
None

Una quemadura puede ser muy incómoda. No obstante, puedes tratar algunas quemaduras tú mismo si son menores. Si lees este artículo aprenderás cómo tratar las quemaduras menores en casa.

Haz correr agua fría sobre la quemadura. El agua fría no solo es buena para beber. Cuando tienes una quemadura, puedes hacer correr agua fría (no helada) sobre el área quemada o sumergirla en agua fría durante 5 a 10 minutos. Cuando haces correr agua fría sobre una quemadura, esto ayuda a reducir el dolor y la hinchazón ya que aleja el calor del área de la piel afectada. Si tienes preguntas o requieres asistencia para tratar una quemadura, deberías llamar al 911 y pedir el consejo de profesionales capacitados.

Aplica antibióticos y toma calmantes para el dolor si es necesario. Después de tratar el área quemada con agua fría, puedes aplica aloe vera o un ungüento de antibióticos (ya sea de venta libre o de venta bajo receta, si tienes una) y cubrir el área con una gasa limpia y seca. Aplicar antibióticos y gasas nuevas a las quemaduras después de tratarlas con agua fría ayuda a reducir el dolor y las infecciones que pueden acompañar a las quemaduras. Si sientes dolor intolerable después de quemarte, tomar Tylenol puede ayudarte a aliviarlo.

Ten en cuenta las cosas que no deberías hacer después de quemarte. Algunas personas, cuando se queman, debido al pánico y al dolor, hacen lo primero que les viene a la mente. A veces, esto no es precisamente lo mejor. Siempre deberías tratar las quemaduras con agua fría primero, y evitar hacer lo siguiente directamente después de quemarte: no se debe romper las ampollas que se formen (esto puede causar infecciones), no se debe aplicar antibióticos o mayonesa directamente después de quemarse (esto atrapa el calor dentro de la quemadura) y no se debe aplicar hielo sobre una quemadura en ningún momento (esto puede causar quemaduras por frío). Recuerda, nunca deberías intentar tratar las quemaduras severas por tu cuenta; por lo tanto, debes usar el sentido común para decidir si debes o no recurrir a los servicios de emergencia para tratar tu quemadura.

Consejo

Recuerda que las quemaduras de segundo o tercer grado no se pueden tratar en casa porque puede haber daños en la piel. Estas quemaduras deben tratarse en un hospital.