Cómo tratar quemaduras de eliminación de pelo por láser

Escrito por Contributor
AlexRaths/iStock/Getty Images

La eliminación de pelo por láser es una manera efectiva para reducir el pelo permanentemente en las áreas tratadas. También conlleva el riesgo de efectos secundarios potenciales, como decoloración de la piel, erupciones y quemaduras. Si tienes quemaduras por eliminación de pelo por láser, hay varias cosas que puedes hacer para tratar las áreas afectadas. Con sumo cuidado, puedes ayudar al proceso de curación de tu piel.

Aplica una compresa fría sobre la piel quemada. Envuelve un paquete de hielo en una toalla y mantenlo sobre el área por aproximadamente 15 minutos. Quítatelo por otros 15 minutos antes de reaplicarlo sobre ese área. Continúa con este proceso durante una a dos horas.

Esparce una fina capa de crema de hidrocortisona sobre el área quemada. Esta crema alivia la piel irritada, reduce la hinchazón; y la puedes encontrar en casi todas las farmacias y tiendas de comestibles.

Bebe mucha agua. Una piel quemada está severamente deshidratada. Es importante hidratarla por dentro, así que trata de beber unas 64 onzas (1,84 litros) de agua diariamente.

Vierte leche en la quemadura. También puedes mojar una bola de algodón y presionarla sobre el área afectada por unos minutos. La leche contiene propiedades balsámicas naturales que alivian el dolor.

Refrigera una botella de gel de aloe vera por 20 minutos. Aplica al gel al área quemada. Este tratamiento natural hidrata la piel y alivia las sensaciones de ardor. Elige un gel de aloe vera completamente natural, que esté libre de fragancias y colorantes.

Mantente alejado del sol. Una vez que tienes una quemadura de láser, tu piel es increíblemente susceptible al daño solar. Si debes estar afuera, cubre el área con ropa protectora y protector solar. Opta por un protector de amplio espectro con un gran nivel y un SPF adecuado.

Visita un doctor si tu quemadura de láser no mejora. Si no está sanando apropiadamente, la quemadura puede estar infectada.

Advertencias

No te rasques ni te frotes el área quemada. Tu piel es vulnerable y sensible a las cicatrices.