Cómo tratar lesiones que hacen cojear a un gato

Escrito por eHow Contributor

Tu gato está cojeando de repente no sabes por qué. Puede ser algo preocupante. Los gatos pueden cojear si se les rompe una uña o pisan una abeja y son picados. También pueden tener astillas en las patas. Puede ser tan simple como eso o ser algo serio como un hueso roto, así que sigue estos pasos para tratar las lesiones de un gato cojeando.

Examina las patas y garras del gato. Busca espinas, pegatinas o cualquier cosa que no debería estar ahí. La causa más común para cojear es cuando un objeto extraño queda atrapado entre los cojinetes de las patas.

Debes saber que si hay inflamación notable, ésta puede ser resultado de una picadura de abeja. Si ves el aguijón, sácalo con las uñas o con pinzas.

Busca heridas. Quizás tu gato caminó sobre vidrios rotos y se corto las patas. Las heridas suelen curarse solas sin necesidad de dar puntadas.

Remoja las heridas cuatro veces al día en una solución de peróxido de hidrógeno o iodo como Betadine o Povidine. No coloques vendas en la garra.

Revisa si el sangrado es resultado de una picadura de insecto que se ha infectado. El gato puede tener una uña rota que sangra o se ha infectado.

Revisa si hay inflamación, dolor o irritación en las articulaciones de tu gato. Esto puede indicar una ruptura o un esguince. Si sospechas que esta es la causa, contacta a tu veterinario.

Advertencias

Lleva a tu gato al veterinario si vomita o actúa letárgico. Quizás tenga problemas más graves y deba ser revisado. Ten cuidado al tocar una pata adolorida. Incluso un gato dócil puede morderte cuando siente dolor.