Cómo tratar las uñas encarnadas y los hongos

Escrito por Mason Howard
Disfruta nuevamente de unos pies bellos.
Osuleo/iStock/Getty Images

Las uñas de los pies encarnadas y los hongos en las uñas son incómodos y hacen que te de vergüenza mostrar tus pies desnudos ante otros. Si no son tratados a tiempo, pueden derivar en serias infecciones. No dejes que las uñas encarnadas y los hongos te impidan usar calzado abierto en público, ni ir a una piscina o hacer piecitos con tu novio. Con un poco de paciencia y cuidado, podrás aliviar los problemas antiestéticos e insalubres que afectan a tus extremidades inferiores.

Uña encarnada

Remoja tu pie dos o tres veces al día en vapor de agua caliente con algunas gotas de aceite de árbol de té. Este aceite suavizará tu piel y te ayudará a aflojar la uña encarnada. Seca tu pie y, con un hisopo de algodón, frota ligeramente las uñas afectadas y las zonas cercanas a ellas con el aceite de árbol de té, que tiene propiedades antisépticas y antibióticas.

Levanta suavemente la uña encarnada y rellena el espacio con una pequeña bolita de algodón. Déjala allí por un día y luego retírala y reemplázala por una nueva. Elevar la uña hará que comience a crecer por encima y no hacia adentro de la piel.

Corta las uñas en forma recta, dejando un poco de blanco en el borde. No cortes mucho las uñas y no cortes los bordes exteriores más atrás que los frentes.

Envuelve el dedo del pie afectado con un vendaje antes de colocarte el zapato para evitar molestias. Utiliza calzado ventilado y cómodo, y evita calcetines o medias apretadas.

Tratamiento para los hongos

Lima suavemente las uñas afectadas con una lima para permitir una mejor absorción de la medicación.

Trata los dedos de los pies afectados con una medicación tópica antihongos para uñas. Pinta la uña y la piel de su alrededor con la medicación, utilizando el pincel aplicador que viene agregado a la tapa. Aplica la solución tópica con el mismo espesor del esmalte de uñas. Consulta las indicaciones particulares de la marca ya que los métodos de aplicación pueden variar.

Lava tu pie diariamente y deja que se seque completamente. Antes de secarlo, aplica aceite de árbol de té en las zonas afectadas con los hongos.

Quédate descalza el mayor tiempo posible para permitir que tu pie se seque y evitar la humedad para que no puedan generarse nuevos hongos. Cambia tus calcetines diariamente.

Mantén los zapatos secos dejándolos en un ambiente ventilado, como el porche o fuera al sol. Eliminar la humedad del calzado impide un entorno propicio para el crecimiento de hongos.

Advertencias

Haz una consulta con tu médico si los hongos en las uñas son grandes y te causan dolor, ya que puede que necesites una receta de medicación antihongos o incluso cirugía. Haz una consulta con tu médico por casos graves de uñas encarnadas. En algunos casos, como cuando la uña encarnada está muy enterrada en la piel, puedes necesitar una cirugía menor. No compartas zapatos o toallas con otras personas ya que los hongos son contagiosos.