Cómo tratar las quemaduras por el viento en tu piel

Escrito por Corey M. Mackenzie
Quienes practican deportes en los que la piel del rostro está expuesta pueden sufrir quemaduras por el viento.
Thinkstock/Comstock/Getty Images

El aire frío y seco que sopla sobre el rostro le quita los aceites naturales a la piel. Como consecuencia, la piel se irrita, situación que comúnmente se conocen como quemaduras por viento. Este problema afecta a cualquier persona que expone su piel al clima frío y ventoso, y también afecta a los esquiadores, los motociclistas u otras personas involucradas en actividades de alta velocidad, incluso en días con clima cálido. Para suavizar las quemaduras por el viento y proteger la piel de los daños, debes sustituir la hidratación de la piel.

Aplica de inmediato una crema hidratante a base de aloe vera sobre las áreas de la piel quemadas por el viento. Frota la crema con suavidad.

Esparce una capa fina de vaselina sobre la quemadura antes de irte a dormir durante la noche. De esta forma, podrás hidratar mucho más la piel mientras duermes.

Lava tu rostro sólo con agua tibia y un jabón suave hasta que la piel esté sana. Antes de salir al aire libre, aplica la crema hidratante sobre el rostro y cúbrelo con una bufanda o un barbijo para evitar que siga sufriendo daños.

Consejo

En algunos casos, la piel agrietada durante el invierno es una combinación de quemaduras por el viento y quemaduras solares. Siempre protege tu piel con una bufanda o un barbijo mientras realizas actividades como esquí y snowboard, u otras actividades al aire libre. Si por alguna razón debes dejar tu rostro al descubierto, usa un bloqueador solar hidratante.