Cómo tratar las heridas de cactus

Escrito por Stephi Peppers
Los cactus son muy bonitos pero te pueden lastimar.
Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Los cactus crecen en los jardines, macetas y son nativos de muchas regiones desérticas, creando interesantes piezas decorativas en cualquier ambiente. Aunque son muy atractivos, los cactus también ocasionan numerosas heridas con sus afiladas espinas, a sus admiradores descuidados. No importa si estás de excursión en un desierto o si solamente tuviste la mala suerte de tropezar con un cactus en tu casa, tratar las heridas oportunamente es muy importante para prevenir la infección.

Tratando una herida de cactus

Usa las pinzas para retirar las espinas más grandes de la zona afectada. Muchas espinas de cactus son grandes y fácilmente visibles. Sujétalas firmemente con las pinzas y retíralas con un movimiento lento y derecho. Algunas espinas tienen una punta con púas, lo cual puede hacer este proceso más difícil y doloroso. Recuerda retirar las espinas lentamente o puedes ocasionar mayor daño al tejido lesionado.

Coloca una pieza de cinta adhesiva en el área lesionada antes de limpiarla o incluso lavarla. Los cactus usualmente tienen espinas muy pequeñas y finas que acompañan a las más grandes y visibles. Éstas son generalmente olvidadas y pueden irritar u ocasionar una infección si se dejan en la piel. Mediante la cinta adhesiva, puedes atrapar las espinas pequeñas. Remueve la cinta adhesiva lentamente de tu piel. Esto te permitirá extraer las espinas pequeñas. Desecha la cinta adhesiva después de su primer uso.

Aplica un poco de presión en la zona afectada, permitiendo que sangre. Las espinas de los cactus producen heridas punzantes. Para reducir la probabilidad de una infección, permite que la herida sangre unas gotas antes de limpiarla. Esto se puede lograr aplicando un poco de presión alrededor de la herida, pero no directamente sobre ella.

Limpia el área de la lesión. Lava la zona con jabón y agua tibia. Limpia completamente toda el área con suavidad.

Realiza un vendaje sobre la herida. Coloca gel antibacteriano o antiséptico y haz un vendaje. Esto ayudará a mantener alejado todo material extraño que pueda ingresar a la herida y ocasionar infección. En caso de que exista algún tipo de inflamación adicional, coloca una bolsa o paquete de hielo sobre el área.

Advertencias

Si se presenta una reacción alérgica o tienes síntomas que te preocupen, busca atención médica inmediatamente.