Cómo tratar la torcedura de una rodilla

Escrito por eHow Contributor
Trata una torcedura de rodilla

Cómo tratar una rodilla torcida. Una torcedura de rodilla puede ser dolorosa pero no es un daño serio. Si te dan este diagnóstico, puedes tener dolor, hinchazón y moretones. Para recuperarte tan pronto como te sea posible de una torcedura en la rodilla, debes seguir estos cuatro pasos como plan de tratamiento, comúnmente referidos como D.H.P.E , descanso, hielo, presión elevar.

Descansa tu rodilla. Inicialmente después de sufrir una torcedura de rodilla, el descanso es probablemente la parte más importante del tratamiento. Trata de no colocar peso en tu rodilla y camina lo menos posible.

Coloca hielo en tu rodilla para aliviar la inflamación y el dolor. Coloca cubos de hielo o hielo triturado en una bolsa plástica sellada. Envuelve la bolsa en una toalla. Colócala en tu rodilla durante 20 minutos, cuatro veces al día. Continúa el tratamiento con hielo durante por lo menos tres días.

Aplica presión a tu rodilla envolviéndola con un vendaje elástico. Coloca en vendaje lo suficientemente apretado para sostener tu rodilla, pero no demasiado de manera que corte la circulación.

Eleva tu rodilla hinchada tanto como te sea posible. Trata de mantener la rodilla por encima de la altura de tu corazón para disminuir el flujo sanguíneo a tu rodilla. Recuéstate sobre tu espalda y coloca dos o tres almohadas debajo de tu rodilla mientras duermes.

Aplica calor a tu rodilla para aliviar la rigidez después de los primeros tres días. Aunque el tratamiento inicial para una rodilla hinchada es con hielo, después de algunos días debes cambiar a un tratamiento con calor. Aplica calor durante 20 minutos, cuatro veces al día o cuando lo necesites para la rigidez y dolor.

Toma ibuprofeno (Motrin, Advil o Nuprin) para el dolor, de ser necesario. Pídele a un médico una prescripción para medicamento anti-inflamatorio, si el dolor e hinchazón de la rodilla dura más de una semana.

Consejo

Si la torcedura es severa, usa muletas para caminar para evitar colocarle peso y presión a tu rodilla.

Advertencias

Realízate una resonancia para asegurarte de que no hay daño estructural o de ligamentos en tu rodilla.